México.- El automóvil que utilizaba El Carrete, líder de Los Rojos, era conocido como El Monstruo; un camión de volteo que fue recubierto con placas de acero para resistir disparos de hasta calibre 50.

Esta “fortaleza” cuenta con pequeños espacios para que los tripulantes puedan ver, además hay pequeñas “ventanas” para que desde ahí salgan las armas y los demás ocupantes puedan disparar aún cuando la unidad avance.

El camión se convirtió en “tanque de guerra” y tenía la misión de trasladar al jefe del narcotráfico al área del corredor Filo de Caballo, Guerrero, que actualmente es controlado por el Frente Unido de Policías Comunitarias del estado de Guerrero.

A dos semanas de la detención de El Carrete, Policías Comunitarios ubicaron la fortaleza dos semanas después de que lo detuvieron en una comunidad de Guerrero por los delitos de delincuencia organizada, secuestro y narcotráfico.

Desde su captura, elementos del Ejército Mexicano y la Policía de la entidad aseguraron un arsenal integrado por 47 armas largas y 14 mil cartuchos de diferentes calibres en comunidades como Corral de Piedra, Polixtepec y Villa Xóchitl.

El Carrete nació en la comunidad de San Gabriel, Las Palmas, en el municipio Amacuzac, en Morelos.

Sus primeros nexos con el narco fueron con el cártel de Los Beltrán Leyva le permitieron entrar en 2009 y organizar su propia banda criminal Los Rojos.

Su negocio está basado en el cobro de piso, narcotráfico, secuestro y extorsiones en la entidad de Guerrero.

Debido a los delitos ya mencionados, ayer obtuvo auto de formal prisión.