Médicos y atletas rusos actuaron coludidos para evadir los análisis de drogas (anti doping) en las Olimpiadas de Sochi, al pasar frascos de orina por un hueco de una pared para reemplazar muestras contaminadas, informó el diario New York Times en un reportaje exclusivo.

Grigory Rodchenkov, ex jefe del laboratorio nacional antidopaje de Rusia le confesó al diario estadounidense que reemplazaba las muestras con orina limpia de noche, a través de un agujero en la pared del laboratorio en Sochi durante los Juegos de Invierno de 2014. Estas muestras incluyeron las de 3 medallistas de oro.

“Decenas de atletas rusos en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 en Sochi, incluyendo al menos 15 ganadores de medallas, fueron parte de un programa de dopaje estatal, meticulosamente planeado durante años para asegurar el dominio en los Juegos, según el director del país de laboratorio antidoping en el momento”, se lee en el reportaje del NYT.

Los atletas tomaban fotos de sus formularios para poder identificar luego las muestras y cambiarlas, según el reportaje publicado en la página web del rotativo este jueves.

“Se trataba de algunas de las estrellas más grandes de Rusia de los juegos, incluyendo 14 miembros de su equipo de esquí de fondo y dos bobsledders veteranos que ganaron dos medallas de oro”, dice el NYT.

Rodchenkov, quien dirigía el laboratorio que maneja las pruebas de miles de atletas olímpicos, dijo que desarrolló un cóctel de tres medicamentos de sustancias prohibidas, que mezclado con licor, ayudó a docenas de atletas rusos para lograr “uno de los más elaborados y exitosos estratagemas de dopaje en la historia del deporte”.

A finales de los Juegos, Rodchenkov estima que fueron borradas unas 100 muestras de orina contaminadas. Además, ninguno de los atletas involucrados fue sancionados dopaje.

“Más importante aún, Rusia ganó la mayor cantidad de medallas de los Juegos, superando con facilidad a su principal competidor, los Estados Unidos, y socavando la integridad de uno de los eventos deportivos más prestigiosos del mundo”, dice el rotativo estadounidense.

Después de que el New York Times pidió a funcionarios rusos responder a sus cuestionamientos sobre el tema, el ministro de Deportes de Rusia, Vitaly Mutko, emitió un comunicado a los medios de comunicación llamando a las revelaciones "un ataque sistemático al deporte ruso."