El papa Francisco amaneció con "algunas líneas de fiebre" y no obstante de que ofreció su misa matinal, suspendió las audiencias previstas para el resto del día, informó el vocero de El Vaticano, Federico Lombardi.

"El papa Francisco tiene algunas líneas de fiebre, una pequeña indisposición, por la que ha suspendido las audiencias que tenía previstas este jueves", informó el portavoz a medios acreditados ante la Santa Sede.

Lombardi indicó que de todas formas, el pontífice argentino ofreció sin problemas su misa matutina en Santa Marta y las audiencias reprogramadas se tratan de las audiencias "personales, no grupales"

El vocero del pontífice de la Iglesia Católica agregó que por el momento el resto de las actividades previstas por el Papa para los próximos días sigue sin modificaciones.

Mañana el pontífice tiene agendada una audiencia con los participantes de un Congreso organizado por el Vaticano sobre la encíclica del papa emérito Benedicto XVI "Deus Caritas Est" y el sábado tiene previsto recibir a Mauricio Macri, presidente de Argentina.