Ciudad de México.- El Partido Encuentro Social (PES) presentó al Congreso de Chiapas una iniciativa de decreto para que se declare el 26 de agosto día estatal de la oración, informaron fuentes gubernamentales.

El documento está firmado por los diputados Cinthya Vianney Reyes Sumuano, Silvia Torre Blanca Alfaro, Kalynamaya de León Villar y Sergio Rivas Vázquez, integrantes del grupo parlamentario del PES.

Los legisladores proponen que para la celebración del día estatal de la oración se lleve acabo una variedad de eventos en todo el estado, y con ello los seguidores de todas las religiones encuentren las similitudes que tienen entre sus creencias.

El presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, Marcelo Toledo Cruz, del partido Morena, explicó que la iniciativa será turnada a la Comisión de Asuntos Religiosos para que emita un dictamen. Posteriormente pasaría al pleno para su discusión.

–¿Morena está de acuerdo con esta? –se le preguntó.

–Yo creo que nuestra función tiene que ser laica, pero vamos a respetar lo que determine el Congreso.

Estamos convencidos de la importancia que para la mayoría de los mexicanos tiene la creencia religiosa, y la oración se describe como un valor universal de gran poder para cualquier persona en función de su fe, además de que nos permite enriquecer nuestra vida espiritual, plantean en la propuesta los diputados del PES.

Cristianos, mayoría en el mundo, dicen

En la exposición de motivos refieren que en el mundo alrededor de seis de cada 10 personas son religiosas, según una encuesta de las casas especializadas WIN y Gallup International, que exploró las creencias de más de 66 mil personas en 68 países.

“En números totales, los creyentes en Cristo son el grupo religioso más grande del mundo, con casi un tercio (31 por ciento) de los 7 mil 300 millones de habitantes de la tierra. Los musulmanes ocupan el segundo lugar, con mil 800 millones de personas (24 por ciento), seguido por aquellos que no reportan fe religiosa (16 por ciento), hinduístas (15 por ciento) y budistas (7 por ciento).

Con información de La Jornada