México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que “no existe una orden sino que es una política” de este gobierno que los elementos de seguridad no actúen en contra de aquellos pobladores que “se ven obligados a cometer ilícitos”, pues su plan para acabar con el robo de combustible “no es policiaco ni militar” sino atendiendo las causas.

Bajo esta política, los elementos de las fuerzas armadas no reaccionaron ayer en contra de quienes robaban el combustible en Tlahuelilpan, Hidalgo, que desembocó en una explosión que hasta ahora dejó 66 muertos y 76 heridos.

“Vamos a seguir persistiendo con la gente, tenemos la convicción de que el pueblo es bueno, es honesto, que si se ha llegado a estas prácticas es porque se le abandonó por completo. Hay gente que no tiene ni para lo más indispensable. Ante eso vamos a seguir con la misma política de respetar los derechos humanos, de no responder agresiones, de no querer enfrentar problemas sociales con el uso de la fuerza”, dijo.

López Obrador dijo que el martes y jueves visitará zonas conocidas por su participación en el robo de combustible para hablar con la gente y entregar programas sociales.

Respecto a que estos apoyos que entrega el gobierno federal no se equiparan con lo que reciben de las bandas de huachicoleros, López Obrador insistió en que es mejor el dinero limpio y portarse bien.

“Los programas de desarrollo son fundamentales porque la gente llegó a estas prácticas porque no se les dieron opciones, nunca se pensó en un plan para atender a la gente que ya estaba participando en estas actividades, es hasta ahora que planteamos estas acciones. Sobre el que si van a recibir o menos que por prácticas de robo de combustible hemos insistido mucho que tenemos todos que actuar con rectitud y portarnos bien, que nadie se vea obligado cometer ilícitos, es mejor el dinero limpio porque nosotros no vamos a apagar el fuego con el fuego, no se puede enfrentar el mal con el mal, está demostrado que no es solución”.