#Creativos

El Santo, icono de la cultura popular mexicana

La exposición “100 años, Santo, el enmascarado de plata”, está abierta hasta el próximo 30 de enero del 2018 en la Casa de la Cultura de Puebla.

Por Redacción, 2018-01-09 13:28

México, Notimex.- Más de 200 artículos del luchador mexicano El Santo, entre los que destacan su cinturón de Campeonato Nacional de Peso Medio, fotografías, cárteles publicitarios, portadas de historietas, máscaras y capas, integran la muestra “100 años. Santo, el enmascarado de plata”, que se presenta en la Casa de la Cultura de Puebla.

En el centenario de su nacimiento, Rodolfo Guzmán Huerta (1917-1984), quien dio vida a El Santo y ha acompañado por décadas a generaciones de mexicanos, es recordado como icono de la cultura popular mexicana, leyenda de los encordados, superhéroe de historietas y películas de terror, quien combatió contra malosos, zombies, hombres lobo y mujeres vampiro.

La exposición con la que se le rinde homenaje da cuenta de la vida cotidiana y fama del luchador mexicano a partir de la colección particular de El Hijo de El Santo, informaron los organizadores en un comunicado.

Así, los visitantes podrán conocer momentos tanto de la vida pública como privada del icono mexicano de la lucha libre. Se pueden ver los testimonios de su papel como padre amoroso, su devoción por la Virgen de Guadalupe, cuando aplicaba castigos a sus adversarios sobre el cuadrilátero, conviviendo en el set de grabación con el equipo de producción, y atendiendo a sus admiradores.

En las imágenes se puede apreciar a El Santo compartiendo con actrices y actores que llegarían a ser figuras reconocidas, como el payaso Bozo, José René Ruiz Martínez Tun tun, María Eugenia San Marín, Lorena Velázquez, Irma Serrano, Alberto El Caballo Rojas, Anel, Rossy Mendoza y Edaena Ruiz, por mencionar algunos.

El legendario luchador es uno de los referentes del imaginario popular mexicano. Su intachable reputación sobre el cuadrilátero, sus cualidades humanas y morales, así como su éxito como estrella de cine lo convirtieron en un hito cultural, por ello la relevancia de la muestra.

Con esta exposición, el público recuerda o reafirma sus conocimientos respecto a este ídolo. Mientras que nuevas generaciones se acercan, probablemente por primera vez, al famoso héroe popular que pasó del deporte a ser un protagonista de historietas, películas y programas de televisión.

En las imágenes expuestas se revelan facetas poco conocidas del icono mexicano y aficiones como su gusto por los toros, su asistencia a partidos de beisbol, rezando cerca de una cruz, colocando un árbol de Navidad, en bata en el baño, observando la portada de un disco de The Beatles, visitando la casa de Pancho Villa en Chihuahua, y tocando la guitarra.

Asimismo, se le puede ver junto a Javier Solís, con quien sostuvo una sincera amistad. El cantante regaló al luchador un sombrero de charro, mismo que se exhibe en la muestra, además de fotografías en las que lo porta.

Los visitantes pueden conocer los fotogramas de filmes como “Atacan las brujas”, “Santo vs El Estrangulador”, “Santo en el tesoro de Drácula”, “Santo contra la invasión de los marcianos”, “Santo vs los zombies”, “Santo contra la invasión de los marcianos”, “Operación 67”, “Santo y el águila real”.

Otros objetos que se exhiben son el guión original del filme “Santo vs las mujeres vampiro”, su capote, chaquetilla y estoque de torero, la máscara original del luchador confeccionada por él mismo en piel de cerdo, un cuaderno de anotaciones con fechas, lugares y pagos de sus presentaciones en Estados Unidos.

En una vitrina se pueden ver 16 portadas e ilustraciones de la historieta editada por José G. Cruz, en otra más los primeros tres números de la historieta, publicadas en septiembre de 1952, y publicaciones como K.O, o Clinch, que le dedicaron portadas y amplias artículos.

La exposición “100 años, Santo, el enmascarado de plata”, está abierta hasta el próximo 30 de enero del 2018 en la Casa de la Cultura de Puebla, y de manera complementaria se proyectan películas protagonizadas por El Santo, en la Cinemateca Luis Buñuel de jueves a domingo.

#Creativos

Recuerdan legado de Carlos Fuentes en su cumpleaños número 90 años

En un homenaje en el Palacio de Bellas Artes, familiares y amigos recordaron al autor de ‘La región más transparente’ en un sentido homenaje.

Por Redacción, 2018-11-12 11:23

México.-Este domingo, el escritor mexicano Carlos Fuentes cumpliría 90 años. Por esa razón, en el día del aniversario de su nacimiento, se le rindió homenaje en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, donde familia y amigos recordaron al autor de libros emblemáticos como La región más transparente.

Vicente Quirarte, Gonzalo Celorio y Georgina García Gutiérrez serían los indicados en ofrecer las palabras: lectores y amigos de Fuentes, quienes han dedicado una parte de su vida a indagar en la obra del escritor, pero hay facetas que suelen quedar para la intimidad familiar y se deja todo a la imaginación.

La relación de Fuentes con sus hijos —Cecilia, Natasha y Carlos— se había mantenido como algo personal, pero en la conmemoración por el 90 aniversario de su nacimiento, su primogénita llegó a la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes para compartir un texto que develó a un Fuentes mucho más íntimo.

“Cada padre atribuye al nacimiento de un hijo cualidades maravillosas, intransferibles y difíciles de comprender, en un caso que no es el propio, aunque cada padre, a su vez, sabe que él también dará un carácter único a su hijo. El nacimiento de Cecilia fue un hecho musical: pude haber oído o recordado palabras, imágenes, flores o frutos, animales o aves, ríos, océanos, sólo escuché música. No lo explico, tampoco lo imagino.

Lo atestiguo. En el momento en que Cecilia apareció y gritó por primera vez, supe que escuchaba un dictado de la naturaleza, el más reciente, pero también el más antiguo”, leyó Cecilia, nacida del matrimonio del escritor con la actriz Rita Macedo.

Los hijos con su segunda esposa, Silvia Lemus, fueron Natasha y Carlos, quienes fallecieron cuando aún vivía el narrador. En la evocación compartida por Cecilia, se escuchaban palabras mucho más sensibles, con cierto dejo de dolor, lo que se notó en un párrafo en el que recordaba su relación con Natasha.

“Se establecen conflictos entre separación y unión. Cuando triunfa la separación no debe haber inocentes ni culpables, sino el esfuerzo interminable de ajustar cuentas y encontrar equilibrios dentro de uno mismo, con nuestros padres, con nuestros hijos”.

#Creativos

Tequila Gogó: poemas que retratan orígenes del caciquismo en Acapulco

El verso siguiente explora la ambivalencia del puerto: “El cielo está abierto en Acapulco. El mundo pasa por las heridas de la luz, el ojo ve, acaricia, la representación de un paraíso que se quema al tercer día”.

Por Redacción, 2018-11-11 11:09

México.-Quien lea el título del último libro de poemas de Jeremías Marquines, concluiría que se trata de una historia limitada al perímetro del Tequila Gogó, famosa discoteca acapulqueña en la que desfilaron toda clase de artistas del Acapulco más tradicional en el cada vez más lejano año de 1964, nada más incierto.

Si bien es verdad que el trasfondo literario del libro arranca con un primer verso que nos introduce al mundo congestionado del Tequila a Gogó, éste es sólo el pretexto para narrar otra historia fuera de las paredes de la inolvidable discoteca.

El trabajo literario de Marquines, Premio Nacional de Poesía Aguascalientes 2012 por Acapulco Golden, no es nuevo y menos aún reciente. Se diría que además de periodista, Marquines es ante todo un experimentado observador de la geografía guerrerense, y es que, aunque el escritor es de ascendencia tabasqueña, ha sido su estadía en Acapulco la que ha formalizado los ejes de su quehacer literario.

Tequila a Gogó no es un verso minimizado por el paso del tiempo que atiende a las consecuencias limitadas de un espacio, sino, triste y necesariamente, el resumen ampliado a contratiempo de una constante al menos en el sur. Tequila a Gogó explora los variados orígenes del caciquismo, mismo que desde diversas fuentes continúa aletargando el futuro de Guerrero ahora carcomido además por otros males, la violencia principalmente. La exploración es algo que Marquines desde su experiencia periodística sabe desglosar con lujo de recursos narrativos.

El libro, dividido en seis partes, narra a través de diversas voces un solo camino por el que igual deambulan la sombra de Lucio Cabañas que imágenes del imaginario más tropical, como Pie de la Cuesta, El morro, el hotel Casa Blanca y demás epicentros que irradian con su mera presencia otras formas de existencia físicas sólo posibles desde el ojo de Marquines.

La pluma de Marquines destaca sobre la tragedia lo más sublime de ésta, como sus víctimas, principales personajes que imitan, como juglares, la historia de la calle más apretada en el sur de la República Mexicana. En los poemas de Tequila…, danzan dos elementos aparentemente indiferentes entre sí, el tono oriundo de la calle y la prosa más amable, que a ratos violenta por su honestidad.

El enfisema de Acapulco, parece proponer Marquines, es el propio Acapulco. Los personajes del libro son, además de los puntos ya señalados, otras voces que, a manera de expedientes abiertos, continúan aflorando otras formas menos recurridas de la poesía que no por no usarse popularmente son menos funcionales.

Cualquiera que ha pasado por Acapulco y haya pernoctado al menos una noche en el famoso nombrado Hotel Camarena, reconocerá la arena en los zapatos que escupe Marquines desde un hablar también famoso por empujar verdades ahí donde lo mismo coinciden bravuconería que rabia contenida.

Los personajes de Tequila a Gogó deambulan en la afrenta y el cansancio acumulado. Son voces que provienen desde el pasado, pero al mismo tiempo anticipan el futuro más próximo y parece que, por la repetición, hablaran ya sin entusiasmo a una pared sorda que desiste de prestar oídos a algo que parece no inmiscuirle.

Más tarde, esas mismas voces parecen ya no hablar desde el pasado ni del futuro, sino, peor aún, desde el presente. Es ahí, en la continuidad, donde radica la materia principal de Marquines. Lo que el periodismo hace con la historia, la poesía termina haciéndolo con el recuerdo que Marquines va desgastando en cada página en pos de un fin: evidenciar lo que parece ya un cantar de la vieja escuela pero que hace falta a las nuevas generaciones reconocer, acaso ya no para no repetir, sino al menos para no ignorar.

El verso siguiente explora la ambivalencia del puerto: “El cielo está abierto en Acapulco. El mundo pasa por las heridas de la luz, el ojo ve, acaricia, la representación de un paraíso que se quema al tercer día”.

#Creativos

Artes visuales destacan en segundo día del FIAC 2018

Este viernes continuarán las actividades con el Simposio “Cascaras de naranja para limpiar aguas residuales” y espectáculos provenientes de México y Perú, así como ciclos de cine.

Por Redacción, 2018-11-09 13:26

León, (Notimex).- Un performance cuyo ritmo es el silencio, un espectáculo con una piscina como escenario, y objetos experimentales, fue lo que el público leonés pudo observar durante el segundo día de actividades del XXI Festival Internacional de Arte Contemporáneo (FIAC).

Las artes visuales brillaron este jueves en León de la mano de la percusionista Katelyn King, y la bailarina y acróbata Salla Hakanpää, quienes en su primera visita a México removieron sentimientos, cuestionaron pensamientos y provocaron sensaciones.

El Teatro María Grever recibió a la artista conceptual King, quien debutó en el país con “Water Walk”, original de John Cage y para la que empleó variedad de objetos cuya única relación es el agua.

Una tina, una olla exprés, una batidora, un pez de juguete, hielo, wiski, un piano de cola, una marimba y cinco radios, fueron los elementos empleados para la realización de la pieza.

La compañía finesa WHS, por su parte, presentó en esta ciudad “Dive”, protagonizada por Salla, dirigida por Ville Walo y creada para realizarse en una alberca.

Los asistentes pudieron sumergirse en otra realidad con una apasionada historia de amor en la que el tiempo se estira en el ritmo de la respiración contenida en la piscina de la deportiva del estadio Enrique Fernández Martínez

Asimismo, en la Galería Jesús Gallardo y Eloísa Jiménez se inauguró la exposición “Día cero, todos los futuros posibles”, en la que participaron 30 artistas, Eduardo Abaroa y Alberto Castro Leñero entre ellos.

Con popotes y seda, Miguel Ángel García expuso “Río subterráneo”, escultura blanda con la que buscó crear “estalactitas”.

Los artistas de esta exposición abordaron el tema del agua, algunos documentaron su ausencia, otros capturaron su abundancia y algunos más exploraron su relación.

Esto, debido a que el lema del XXI FIAC es “Día cero”, con el que se busca concientizar a la gente sobre el vital líquido.

Este viernes continuarán las actividades con el Simposio “Cascaras de naranja para limpiar aguas residuales” y espectáculos provenientes de México y Perú, así como ciclos de cine.