#Orbis

Elecciones en Cataluña pondrán a prueba el movimiento independentista

Por Redacción, 2017-12-20 09:45

Madrid, Reuters.-Cataluña celebrará el jueves unas elecciones marcadas por los procesos judiciales contra el depuesto Gobierno independentista y de las que saldrá, según los sondeos, un Parlamento sin mayorías y con dificultades para elegir un presidente en la rica región española.

Convocadas por el presidente del Gobierno español, el conservador Mariano Rajoy, tras una histórica intervención de la región, los comicios suponen una prueba para el movimiento secesionista tras la declaración de independencia de octubre pasado, que generó la peor crisis institucional en décadas en España.

Los sondeos vislumbran dificultades para renovar la mayoría secesionista en la que los dirigentes catalanes se apoyaron los últimos dos años para avanzar con su hoja de ruta hacia la independencia, pese a no contar con el beneplácito de Madrid.

Pese a perfilarse como el más votado, el partido independentista Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) disputará el primer puesto a Ciudadanos, una formación de centroderecha que ha ganado terreno con su defensa de una Cataluña integrada en España y a la que podría beneficiar una histórica participación, que se espera supere el 80 por ciento.

Si los partidos proindependentistas consiguen una mayoría, el Gobierno de Rajoy se vería obligado a ofrecer una vía de negociación para calmar las ansias independentistas.

“Independientemente del resultado, es probable que el conflicto disminuya en intensidad y que no se busque una segunda declaración unilateral de independencia”, según un análisis de la firma DBRS publicado esta semana.

Los partidos independentistas, que hace dos años sumaron 72 diputados de una cámara de 175, lograrían 67 escaños, a uno de la mayoría absoluta, según difundió a principios de mes el gubernamental Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el sondeo más amplio de los realizados previo a los comicios.

La campaña, plagada de enfrentamientos, ha estado marcada por la intervención de la región por parte del Gobierno central y por los procesos judiciales contra los dirigentes secesionistas, investigados por sedición y rebelión por sus ansias independentistas en la región mediterránea.

Más de 5,5 millones de catalanes están llamados a las urnas en una jornada electoral inusual al celebrarse en día laborable, aunque no lectivo para facilitar la votación en los 2.680 colegios habilitados en las cuatro provincias catalanas.

El favorito en las encuestas, el líder de ERC y exvicepresidente catalán Oriol Junqueras, ha pedido el voto desde la cárcel después de que se le negara la libertad bajo fianza y no se sabe si podrá salir de prisión si es elegido presidente.

Al cargo también aspira el expresidente catalán Carles Puigdemont, autoexiliado en Bélgica para esquivar a la justicia española y que asegura acudirá a una potencial sesión de investidura pese a que sería detenido de inmediato por la justicia.

Al frente de Junts per Catalunya, Puigdemont -que puede participar en política mientras no haya una sentencia firme- defendió esta semana al cierre de campaña su derecho a ser restituido en el cargo, algo que ha chocado con los deseos de ERC, su antiguo socio de coalición.

Es previsible que el resultado electoral lleve a semanas de negociaciones que, de no dar frutos, llevarían a nuevos comicios en la primavera boreal y extenderían la incertidumbre sobre una crisis que ha dañado a la economía de todo el país y llevado al Gobierno a reducir el pronóstico de crecimiento para 2018.

“Una continuación de la crisis institucional podría pesar cada vez más en la economía catalana y dañar finalmente a la economía española y a las finanzas públicas”, dijo DBRS.

Hasta que haya nuevo gobierno en Cataluña, Rajoy mantendrá la intervención y seguirá como presidente de facto de Cataluña, donde los sondeos prevén que su Partido Popular saldrá muy debilitado de la cita electoral.

#Orbis

Impuestos y aranceles de Trump podrían llevar a EU a recesión: prensa

Una opinión que no comparte Trump: «No creo que vaya a haber una recesión y nos está yendo terriblemente bien», dijo el mandatario a periodistas el domingo.

Por Redacción, 2019-08-20 10:03

México, AFP.-La Casa Blanca considera reducir los impuestos y los aranceles para evitar la entrada de Estados Unidos en recesión, informaron el lunes medios estadounidenses, a pesar de la insistencia de Donald Trump sobre la buena salud de la economía estadounidense.

Según The Washington Post, la administración Trump estudia varias medidas para estimular la economía estadounidense, entre ellas una bajada temporal de los impuestos de los salarios para mejorar el poder adquisitivo de los trabajadores.

Según The New York Times, la Casa Blanca podría renunciar también a los nuevos aranceles impuestos por la administración Trump a las importaciones chinas en el contexto de la guerra comercial con Pekín.

Estas medidas están en estudio, y los funcionarios que manejan estas ideas aún no han buscado la opinión de Trump, que en caso de aceptarlas aún necesitaría la aprobación del Congreso, aclaran los dos medios.

«Reducir los impuestos de los salarios no es algo que se esté estudiando en este momento», respondió la Casa Blanca a The Washington Post.

El impuesto sobre el trabajo se redujo temporalmente en 2011 y 2012 bajo el mandato del presidente Barack Obama para tratar de sacar a la economía estadounidense del estancamiento después de la crisis financiera de 2008.

Según una encuesta publicada el domingo por la Asociación Nacional de Economistas de Negocios (NABE), casi tres cuartas partes de los economistas estadounidenses esperan una recesión para 2021.

Una opinión que no comparte Trump: «No creo que vaya a haber una recesión y nos está yendo terriblemente bien», dijo el mandatario a periodistas el domingo.

#Orbis

Sonda india entra en la órbita de la Luna, cerca conocer polo desconocido

El próximo 2 de septiembre está previsto que el módulo de alunizaje se separare del orbitador para entrar en una órbita de 100 km/30 km alrededor de la luna.

Por Redacción, 2019-08-20 09:57

México, AFP.-La nave espacial india Chandrayaan-2 entró en la órbita lunar este martes, ejecutando una de las maniobras más difíciles de su histórica misión a la Luna.

Después de cuatro semanas de viaje interestelar, la nave completó su inserción en la órbita lunar como previsto, declaró en un comunicado la agencia espacial india (ISRO, por sus siglas en inglés).

La Inserción Orbital Lunar (LOI, por sus siglas en inglés) «fue completada con éxito hoy a las 09H00 IST [hora estándar de la India] (03H32 GMT) como previsto, usando el sistema de propulsión a bordo. La duración de la maniobra fue de 1738 segundos», dijo la ISRO.

India busca convertirse en la cuarta nación después de Rusia, Estados Unidos y China en colocar una nave espacial en la Luna.

Si el resto de la misión transcurre como planeado, la nave espacial india alunizará en el polo sur del satélite el 7 de septiembre.

La inserción del martes fue una de las operaciones más complicadas de la misión ya que si se hubiera acercado a la Luna a una gran velocidad, habría rebotado y se habría perdido en el espacio.

Y si se hubiera acercado a una velocidad lenta, la gravedad de la Luna lo habría atraído provocando una colisión.

Chandrayaan-2 («Carro lunar» en hindi), despegó del centro de lanzamiento de Sriharikota, en el sureste de India, el 22 de julio.

La agencia espacial india dijo que la misión ayudará a los científicos a comprender mejor el origen y la evolución de la Luna realizando estudios topográficos detallados, análisis mineralógicos y una serie de otros experimentos.

Nueva Delhi destinó 140 millones de dólares (124 millones de euros) en la misión, una suma muy inferior a las de otras grandes agencias espaciales para misiones de este tipo.

#Orbis

Decisión de veto de EU políticamente motivada: Huawei

«Está claro que esta decisión, tomada precisamente en este momento, se debe a motivos políticos y no tiene nada que ver con la seguridad nacional», dice el comunicado de la empresa.

Por Redacción, 2019-08-20 09:49

México, Notimex.- El gigante chino de telecomunicaciones Huawei criticó la decisión de Estados Unidos de agregar más afiliados de la compañía a una lista negra, medida que calificó de “injusta” y “motivada políticamente” y no ayudará al país a avanzar en su liderazgo tecnológico.

La víspera, Estados Unidos decidió retrasar por otros 90 días la restricción para hacer negocios con la compañía tecnológica Huawei, con lo que empresas estadounidenses podrán seguir vendiendo al gigante chino, suministros, software y otros componentes, sin mayores problemas.

Sin embargo, el Departamento de Comercio también decidió agregar a su “Lista de Entidades”, contrarias a los intereses de seguridad nacional, a otras 46 compañías estadounidenses, elevando a más de 100 el número de entidades que serán incluidas en las restricciones.

“Estas acciones violan los principios básicos de la competencia en el libre mercado. No interesan a nadie, incluidas las empresas estadounidenses”, afirmó Huawei en un comunicado este martes.

La medida subraya la delicada situación que enfrenta la administración Trump, que quiere continuar con su objetivo mal intencionado de contener el auge tecnológico y económico de China, pero también está bajo una presión doméstica cada vez mayor, ya que sus acciones también infligen dolor a las empresas y consumidores estadounidenses, señalaron analistas consultados por Global Times.

La extensión de la licencia temporal no cambia el hecho de que la compañía ha sido tratada injustamente, y la decisión de hoy no tendrá un impacto sustancial en los negocios de Huawei de ninguna manera, según el comunicado.

“Esto es típico de los Estados Unidos: duro con las palabras pero suave con las acciones”, dijo Bai Ming, investigador de la Academia China de Comercio Internacional y Cooperación Económica.

Estados Unidos -señaló Bai- enfrenta más dificultades en seguimiento de sus duras amenazas. “Saben que no pueden hacer mucho sobre Huawei sin hacerse daño”.

El Secretario de Comercio de los Estados Unidos, Wilbur Ross, reconoció el dilema. “A medida que seguimos instando a los consumidores a que abandonen los productos de Huawei, reconocemos que se necesita más tiempo para evitar cualquier interrupción”, dijo en el comunicado.

En mayo, Huawei fue incluida en la Lista de Entidades de Estados Unidos, lo que restringe a las empresas estadounidenses a hacer negocios con la empresa china. Poco después, el gobierno de Donald Trump ofreció un aplazamiento de 90 días para que las empresas estadounidenses puedan continuar vendiéndoles productos limitados y específicos a Huawei.