México.- Luego de la suspensión definitiva otorgada al ex director de Pemex, Emilio Lozoya Austin, así como a su hermana Gilda, la cual evita su aprehensión, la Fiscalía General de la República informó que ambos están obligados a comparecer ante los jueces de amparo que los protegieron, además de dar una garantía de 500 mil pesos.

“Por lo que hace a Emilio “L”, dicha suspensión lo obliga a comparecer y a ponerse, en un lapso de tres días hábiles, a disposición de dicha autoridad judicial que emitió la orden de aprehensión.

Obliga también a Emilio “L”, personal y periódicamente, a presentarse ante el Juzgado de Amparo, los días lunes, en un horario de 10:00 a 14:00 horas, para que firme en el SISE-CB”, indicó la FGR.

Asimismo, lo obliga a comparecer ante la autoridad que emitió la orden de aprehensión, tantas y cuantas veces sea citado o requerido.

También lo obliga a otorgar una garantía por 500 mil pesos, para el cumplimiento de las obligaciones que se le han establecido.

“En lo que se refiere a Gilda “L”, dicha suspensión la obliga, en un lapso de cinco días hábiles, a comparecer y ponerse a disposición de dicha autoridad judicial que emitió la orden de aprehensión.

“La obliga también a registrar su asistencia en el sistema de control biométrico del Juzgado de Amparo los días lunes de cada semana, o al día siguiente hábil si aquel no lo fuere”.

Del mismo modo, la obliga a comparecer ante el juez que emitió la orden, tantas veces sea requerida para la continuación del procedimiento.

También la obliga a otorgar como garantía la cantidad de 10 mil pesos para el cumplimiento de las obligaciones que se le han establecido.