#Trendy

Emma Coronel, de reina de belleza a esposa de un capo

Cuando cumplió los 18 años se casó por la iglesia con Guzmán Loera, quien tenía 52.

Por Redacción, 2018-11-16 13:18

México.-Emma Coronel Aispuro ha sido una pieza fundamental en la vida de Joaquín “el Chapo” Guzmán tanto en lo sentimental, como en su actual situación legal durante el proceso judicial que se lleva a cabo en Estados Unidos.

Conforme transcurren los años, se le ha visto un radical cambio de figura y estilo, lejos ha quedado aquella joven delgada y tímida que se casó por la iglesia con el líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera, el narcotraficante más famoso de América Latina, después de Pablo Escobar.

Emma Emma Coronel, de reina de belleza a esposa de un capo

Nació el 2 de julio de 1989 a las afueras de San Francisco, California, pero fue en México donde creció.

Hasta los 17 años su vida fue como cualquier otra joven. Cuando se coronó reina del Festival del Café y la Guayaba, en su pueblo de Canelas, el capo centró su atención en ella.

25 Emma Coronel, de reina de belleza a esposa de un capo

Ha contado que el Chapo visitaba la casa de sus padres. Fuentes anónimas aseguran que su padre Inés Coronel Barreras (capturado en Agua Prieta, Sonora en abril de 2013) trabajaba ya para el líder narco. Incluso se llegó a comentar que uno de sus hermanos era su piloto personal de avionetas.

A pesar de que ella tenía novio, el Chapo la fue conquistando con detalles e invitaciones a bailar, frecuentándola y, finalmente, enamorándola.

Cuando cumplió los 18 años se casó por la iglesia con Guzmán Loera, quien tenía 52. Él la impulsó a seguir estudiando, por lo que después de la preparatoria ingresó a la carrera en comunicación. Nunca ejerció, pero ha declarado admirar la profesión.

Cuatro años después de su boda, en agosto de 2011, nacieron sus hijas mellizas María Joaquina y Emalí Guadalupe en Estados Unidos, incluso se llegó a decir que dejó en blanco los formularios donde pedían información correspondiente al padre.

Algunas fuentes calculan que el líder del Cártel de Sinaloa tiene alrededor de 16 hijos, sin embargo, Emma ha soportado con paciencia cada escándalo de amoríos que le atribuyen a su marido.

redes sociales Emma Coronel, de reina de belleza a esposa de un capo

A sus 29 años, Coronel luce muy diferente, ya como madre y esposa se le ha visto con grandes cambios en su cuerpo y cara, muy al estilo de las buchonas (término para referirse a las mujeres del narco) con exhuberantes curvas y diminuta cintura que atraen la mirada por donde pase, incluso ha sido comparada con Kim Kardashian.

Y ha marcado estilo y tendencia, por ser la reina del Chapo y su vocera, incluso en Youtube hay tutoriales de belleza que detallan cómo imitar su look.

kim Emma Coronel, de reina de belleza a esposa de un capo

Pero más allá de ser sólo su esposa, hay quienes la ubican como figura trascendental para el capo por fungir como publirrelacionista y velar por sus intereses muy cerca de sus abogados.

A pesar de tener por años un perfil bajo, en los últimos cuatro se ha encargado de ofrecer entrevistas a algunas televisoras internacionales hispanas, dar declaraciones respecto a la salud del capo, ofrecer detalles sobre las audiencias y dejarse ver en selfies muy sexy.

emma3 Emma Coronel, de reina de belleza a esposa de un capo

Y es que el verdadero poder mediático que ella atrae puede ser una estrategia también para generar simpatía y atención. Sobre el poder económico que pudiera tener, se ha encargado de desmentirlo y ha asegurado que ella “no tiene cuentas millonarias”.

Sea cual sea la verdad, Emma se ha encargado de hacer referencia al padre de sus hijos como “su único amor”, incluso ha dicho que sería capaz de hacer por él lo que fuera y “seguirlo a donde sea”.

 

#Trendy

Colaciones te ayudarán a equlibrar alimentación en fiestas decembrinas

Las almendras son una botana saludable que ayuda a resistir las tentaciones que se presentan en esta temporada.

Por Redacción, 2018-12-12 16:19

México.-El período denominado Guadalupe–Reyes, significa hablar de cuatro semanas de fiestas y comida en México, y pensar en elegir opciones saludables resulta complicado.

Para mantener un estilo de vida equilibrado y evitar comidas abundantes o hipercalóricas, es conveniente estar preparados con snacks (colaciones) fáciles de transportar y que satisfagan el hambre.

Una porción de 23 almendras aporta seis gramos de proteína y cuatro gramos de fibra y una variedad de vitaminas y minerales como la vitamina E, magnesio, manganeso, fósforo y riboflavina. Contienen grasas buenas y colesterol bueno, no tienen gluten y son bajas en índice glucémico.

De acuerdo con el Consejo de la Almendra, distintos estudios realizados en la India y los Estados Unidos han dado como resultado que consumir este fruto reduce el riesgo de enfermedad cardiaca, diabetes y otras enfermedades crónicas.

Las almendras son una botana saludable que ayuda a resistir las tentaciones que se presentan en esta temporada, además de que son fáciles de combinar y mezclarlas con casi todos los alimentos, por ejemplo: limón, chile piquín y un toque de sal para ofrecer botanas en segundos con proteínas y texturas crujientes.

También pueden ser el complemento perfecto para una ensalada que dará una sensación de saciedad por un tiempo más prolongado, gracias al contenido de proteína y fibra que le brindan al cuerpo.

#Trendy

¿De dónde viene la tradición de poner nacimiento en Navidad?

Por Redacción, 2018-12-12 16:09

México.-Hoy en día, es normal asociar la Navidad con símbolos como la cena, el árbol y Santa Claus. Sin embargo, una tradición que lleva cientos de años es probablemente la más importante de este festejo del cristianismo: el nacimiento.

También conocidos como belenes o pesebres navideños, esta decoración es una representación en miniatura del nacimiento de Jesús en Belén, aunque en un origen no se utilizaban maquetas.

En el invierno de 1223, a San Francisco de Asís se le ocurrió una forma de representar la llegada de Jesús cuando se encontraba en Greccio, una localidad cercana a la ciudad de Rieti en Italia.
San Francisco de Asís, ayudado por clérigos locales, construyó una casa de paja con un portal y un pesebre cerca de la capilla para que los habitantes de la localidad que se ofrecieran, participaran en una representación en vivo del nacimiento de Jesús, en la cual, cada persona jugaría el papel de cada personaje presente en la escena.
La tradición de los nacimientos vivientes se fue expandiendo por Europa y continuó por algunos años hasta que en el siglo XV, en la ciudad de Nápoles se realizó el primer nacimiento hecho con figuras de barro. Luego de que los nacimientos de barro reemplazaran a los vivientes por todo el continente, los colonizadores españoles llevaron esta tradición al Nuevo Mundo para evangelizar a las poblaciones indígenas.
Desde ese entonces, la tradición ha perdurado y la comunidad católica suele colocar esta representación cada mes de diciembre.

#Creativos

Escritor keniano se inspiró en legado poético de García Márquez

Peter Kimani ha sido alabado por la crítica internacional desde que publicó Dance of the Jakaranda, novela influenciada por el realismo mágico del Nobel colombiano.

Por Redacción, 2018-12-12 15:12

México.-El realismo mágico de Gabriel García Márquez tiene un nuevo heredero en África: el keniano Peter Kimani, una estrella literaria emergente que encontró en el Nobel colombiano una “inspiración decisiva”.

Novelista, poeta y periodista, Kimani (Nairobi, 1971) no deja de recibir elogios desde que el año pasado vio la luz su tercera obra, Dance of the Jakaranda (El baile de la jacaranda), publicada en Reino Unido y Estados Unidos con gran éxito entre el público y la crítica.

La novela entró en la lista de los cien mejores libros de 2017 del New York Timesy optó a los premios Hurston/Wright, principal galardón para escritores negros de Estados Unidos, y People’s Book Prize, que patrocina el maestro británico del suspense, Frederick Forsyth, autor de clásicos como Chacal.

“Estoy gratamente sorprendido” por la acogida de la obra, comenta Kimani en una librería de Nairobi, tras firmar ejemplares de su libro a decenas de admiradores.

Anclada en la tradición de la narración oral africana, Dance of the Jakarandarecrea el ascenso y caída del colonialismo británico en Kenia hasta su independencia en 1963, en el contexto de la construcción del ferrocarril que vertebró al país.

La prosa creativa de Kimani, que relata historias personales de amor y tragedia en un contexto de jerarquías raciales y gobierno colonial, y su seductora combinación de realidad y fantasía “recordarán a los lectores la obra de Gabriel García Márquez”, según la revista Booklist, de la Asociación Americana de Bibliotecas.

El autor keniano comparte esa opinión: “aunque es un género latinoamericano popularizado por García Márquez, el realismo mágico evoca narrativas de mi propia comunidad”.

El escritor colombiano “ha sido una gran influencia en mi forma de escribir (…). Su libro Cien años de soledades uno de mis preferidos. De hecho, recuerdo sus primeras líneas”, remarca.

Kimani guarda entonces un breve silencio, aclara la voz y recita ese famoso arranque:

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”.

¿Por qué se niega el Nobel a los africanos?

El novelista, que anhela una “traducción al español” de su libro para cautivar a los lectores de España y Latinoamérica, también se inspira en su compatriota y amigo Ngugi wa Thiong’o, gigante de las letras africanas y eterno candidato al Premio Nobel de Literatura.

“Crecí leyendo sus libros”, recuerda Kimani, quien reivindica para Ngugi el galardón de la Academia Sueca.

“El primer y último africano (negro) en ganar el Nobel de Literatura fue (el nigeriano) Wole Soyinka en 1986. ¿El Comité del Nobel considera que África no ha producido nada en treinta y tantos años? No lo creo”, reprocha.

¿Y por qué el Comité del Nobel no reconoce a Thiong’o? “Todos los premios —responde— están creados para promover una cierta manera de pensar. Y Ngugi es un rebelde”.

“Ha sido un rebelde desde el principio si se piensa en su giro para escribir en su lengua materna (tras abandonar el inglés por el dialecto kikuyo), lo que implica un rechazo del imperialismo europeo. Y este es un premio organizado por europeos”, explica.

A su juicio, el idioma “transmite poder” y Thiong’o representa a “alguien que amenaza con subvertir la jerarquía de este poder”.

Pese a todo, Kimani percibe, desde hace una década, un “mayor aprecio por la literatura africana” que se nota en el propio continente, donde triunfan nombres como la nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie, que es “muy leída aquí”.

“Quizás hay un nuevo pensamiento sobre el continente. Y sus escritores tienen más aceptación que cuando los thrillers europeos dominaban librerías como ésta”, explica el narrador, quien ya trabaja en su cuarta novela, California, una trama sobre refugiados ambientada en un barrio homónimo de Nairobi.

Antes del éxito de Dance of the Jakaranda, Kimani saltó a la fama en 2009, cuando fue uno de los tres poetas internacionales seleccionados para componer un poema en la investidura de Barack Obama como primer presidente negro de Estados Unidos.

Obama, cuyo padre era keniano, “nos enseñó que todo es posible” y su llegada a la Casa Blanca supuso “un gran momento de esperanza para el mundo”, remarca Kimani.