“Para lo que sea siempre estoy preparada, lo que me afecta es su salud, mientras esté bien, todo bien”, aseguró Emma Coronel Aispuro, esposa de Joaquín Archivaldo Guzman Loera, alias “El Chapo”, tras conocer la resolución de la Secretaria de Relaciones Exteriores (SER), emitida el pasado viernes, de conceder la extradición del líder del Cártel de Sinaloa a los Estados Unidos.

El viernes 6 de mayo pasado, el juez Tercero de Distrito de Procesos Penales Federales en la Ciudad de México había ya dado su aval para la extradición solicitada por una corte federal en California. Y el día 17, el Juzgado Octavo de Distrito de Procesos Penales Federales en la capital del país dio el visto bueno para la extradición a una corte federal en Texas.

“…Ya sabíamos que eso dirían”, sostuvo Coronel Aispuro, en entrevista con la periodista Anabel Hernández, a quien le aseguró que seguirá a su esposo “a donde sea”, y lo acompañará en el proceso de extradición.

Sin embargo, la esposa de “El Chapo” dijo desconocer si su marido tendría un juicio más justo en EU que en su propio país. “No sé, no sé porque no sé cómo son los procedimientos en Estados Unidos. Claro que lo que él decida, lo que le convenga, no sé dónde sea mejor ni sobre eso”, abundó.

“Estoy enamorada de él, es el padre de mis hijas, creo que ya le he demostrado que lo sigo donde sea”, dijo Emma Coronel, que junto a sus hijas tienen la ciudadanía estadounidense, así que legalmente no tendrán impedimento para viajar a Estados Unidos.

La última vez que Coronel vio a Guzmán Loera fue la mañana del 13 de mayo, durante una visita de 45 minutos en el Cefereso No. 9 de Ciudad Juárez, Chihuahua, a donde el presunto narcotraficante fue transferido la madrugada del 7 de mayo en un operativo sorpresivo con miras a la inminente extradición.

Coronel Aispuro es una ex reina de belleza de 26 años de edad, quien contrajo matrimonio religioso con el capo sinaloense en julio de 2007, cuando ella recién cumplió 18 años de edad.