#Orbis

Empresarios nicaragüenses se unen a convocatoria de huelga nacional

La huelga nacional se produce después de que manifestantes antigubernamentales hayan aumentado el número de barricadas (o tranques ) en todo el país para presionar al gobierno.

Por Redacción, 2018-06-14 10:29

México, (UPI) – Líderes empresariales y activistas en Nicaragua pidieron el jueves una huelga nacional para protestar contra los abusos contra los derechos humanos por parte del gobierno y su Policía Nacional, que según los críticos es responsable de la mayoría de las 146 muertes desde las protestas contra las reformas de seguridad social estalló en abril.

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, un grupo formado por líderes empresariales, activistas estudiantiles y trabajadores rurales que se unieron contra el gobierno del presidente nicaragüense Daniel Ortega , pidió que la huelga dure desde la medianoche hasta las 11:59 p.m. del jueves. El objetivo es lograr un mayor progreso en las conversaciones con el gobierno, que ha mostrado poco deseo de aceptar las demandas de la oposición, incluidas las reformas democráticas y las elecciones anticipadas en un esfuerzo por derrocar a Ortega.

“Instamos a todos los empresarios, pequeños y medianos empresarios, profesionales independientes y empresas por cuenta propia a cerrar sus establecimientos y cesar sus actividades”, dijo José Adán Aguerri, presidente del Consejo Supremo de Empresas Privadas. “Esta es una huelga cívica pacífica a nivel nacional que cubre todo el país y todas las actividades económicas, excepto las relacionadas con la preservación de la vida y la cobertura de los servicios básicos para la población”.

La Iglesia Católica en Nicaragua también ha respaldado la huelga.

“Apoyamos la huelga nacional en Nicaragua porque exigirá el fin de la represión y el apoyo al cambio democrático y pacífico, y el regreso al diálogo”, tuiteó el obispo Silvio José Báez de la arquidiócesis de Managua .

Mientras tanto, el gobierno lanzó una campaña de medios sociales contra la huelga con etiquetas como #ParoNoTrabajoSi (huelga no, trabajo sí) y anécdotas de los trabajadores, como vendedores ambulantes y trabajadores de restaurantes que explican por qué no pueden darse el lujo de tomarse un día libre.

“Los propietarios de pequeñas empresas, taxistas y trabajadores estatales rechazan la huelga de 24 horas solicitada por la derecha”, dijo el canal de medios estatal 13 en una publicación de Instagram.

Todavía no está claro cuántas personas y empresas participarán en la huelga. Algunas grandes empresas, como los centros de llamadas en los Estados Unidos, donde miles de personas están empleadas para atender las llamadas de servicio al cliente de las empresas estadounidenses, permanecerán abiertas, según dijeron los empleados a UPI. Muchos empleados independientes, como taxistas, también dijeron que irían a trabajar. Sin embargo, varias tiendas y restaurantes se han comprometido en las redes sociales a participar en la huelga y cerrar por el día. El diario de oposición La Prensa dijo que no imprimiría una edición el jueves.

Aunque no todos participan en la huelga, parece que la mayoría de la gente se está preparando. Las tiendas de abarrotes de la capital, Managua y Granada, tenían líneas en la puerta mientras la gente se abastecía de alimentos y suministros, con cierta preocupación de que la huelga dure más de un día.

Esta no es la primera vez que se convoca una huelga nacional para protestar contra el gobierno.

Durante la revuelta liderada por los sandinistas para derrocar al dictador Anastasio Somoza, apoyado por Estados Unidos, durante la década de 1970, se implementaron varias huelgas nacionales en 1978 y 1979, algunas de las cuales duraron varias semanas. Esas huelgas fueron un esfuerzo coordinado entre un emparejamiento improbable: la clase empresarial y los sandinistas de inspiración marxista. Y aunque se espera que la huelga del jueves dure solo un día, es similar a las huelgas de hace 40 años en que los grupos empresariales están participando.

“Somoza tenía el apoyo de las élites económicas”, dijo Jeffrey Gould, profesor de historia en la Universidad de Indiana en Bloomington, que ha estudiado los movimientos sociales en Nicaragua. “Pero perdió ese apoyo después de varios escándalos de corrupción. Ortega tuvo el apoyo de la elite empresarial, que dejó solo mientras paguen impuestos y se mantengan fuera de la política. El hecho de que la élite empresarial vaya a la huelga muestra que el apoyo se ha ido. “

Líderes empresariales como Carlos Pellas, el hombre más rico de Nicaragua, más conocido por su línea de ron Flor de Caña y una vez asociado cercano de Ortega, han expresado abiertamente su deseo de celebrar elecciones anticipadas. Pero Ortega no ha indicado que va a sucumbir a esa demanda, sino que promete terminar su mandato actual, que no termina por otros cuatro años.

La huelga nacional se produce después de que manifestantes antigubernamentales hayan aumentado el número de barricadas (o tranques ) en todo el país para presionar al gobierno. Los barricadas van desde grandes barricadas en las carreteras que estrangulan el flujo de camiones que transportan mercancías hasta algunos neumáticos desperdigados o ramas de árboles en las calles laterales que hacen poco más que obstaculizar la capacidad de las personas para entrar y salir de los vecindarios. Su presencia continua se ha convertido en una parte de la vida de muchos nicaragüenses, que tienen que navegar por los controles de carretera o esperar hasta que se les permita pasar, lo que puede llevar horas o, en algunos casos, días.

También ha habido una constante violencia en todo el país, especialmente en las ciudades más pequeñas.

El miércoles por la noche, cuatro personas fueron asesinadas por pandillas progubernamentales en Matagalpa, según La Prensa.

El martes, la policía nacional de Nicaragua dijo que un grupo armado atacó una estación de policía en Mulukuku, matando a dos oficiales. Más tarde esa noche, manifestantes antigubernamentales incendiaron una estación de policía en Diriamba.

#Orbis

Melenia Trump visita albergues de niños migrantes

La primera dama dijo a través de su vocera el miércoles que “detesta” ver cómo separan a las familias en la frontera.

Por Redacción, 2018-06-21 12:36

México.-La primera dama estadounidense Melania Trump viajó hoy a la frontera sur de EU para iniciar una visita a dos instalaciones en Texas que alojan a algunos de los más de 2 mil 300 niños migrantes separados de sus padres después que ingresaron al país sin autorización.

Estará visitando el Upbring New Hope Children’s Centerdespués de que el presidente Donald Trump firmó un decretopara detener la separación de las familias. Sin embargo, su orden de entregar los inmigrantes ilegales a la justicia criminal sigue vigente.

De acuerdo con reportes de fuentes cercanas, la señora Trump, que se interesa por los niños, tal vez influyó sobre la decisión de su esposo.

La primera dama dijo a través de su vocera el miércoles que “detesta” ver cómo separan a las familias en la frontera. Posteriormente un funcionario de la Casa Blanca dijo que la señora Trump había comunicado su opinión al presidente.

#Orbis

Trump y niña migrante protagonistas de la portada de Time

“Bienvenido a Estados Unidos” (“Welcome to America”) señala el titular del más reciente número de la revista, que muestra al magnate de pie, mirando hacia abajo, donde una pequeña niña lo ve desesperada y llorando.

Por Redacción, 2018-06-21 12:15

México.-Ayer, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó un decreto para frenar la separación de familias migrantes detenidas al cruzar la frontera con México, una medida que le había costado una ola de críticas en su país y en el mundo y que ahora incluso lo llevó a estar una vez más en la portada de la revista Time.

“Bienvenido a Estados Unidos” (“Welcome to America”) señala el titular del más reciente número de la revista, que muestra al magnate de pie, mirando hacia abajo, donde una pequeña niña lo ve desesperada y llorando.

La imagen de la pequeña forma parte de una escena captada la semana pasada por el fotoperiodista John Moore, cuando la niña de dos años miraba entre sollozos cómo un agente migratorio detenía a su madre, para luego trasladar a ambas a un centro de detención. En plena polémica por las políticas migratorias de Trump, la foto de la niña se hizo viral, aumentó las críticas contra su gobierno y se convirtió en un símbolo de los niños migrantes separados de sus padres en la frontera.

Tomar esta foto “fue difícil para mí. Tan pronto como terminó, las subieron a una camioneta. Tuve que parar y respirar profundamente. Lo único que quería hacer, era levantar a la niña, pero no podía”, dijo Moore, que ya ha ganado el premio Pulitzer por sus fotografías y lleva años retratando lo que viven los migrantes al cruzar la frontera entre México y EU.

Fue justamente por la fuerza de la imagen y la relevancia que cobró en las críticas contra las políticas migratorias de Trump que la revista Time la eligió para crear esta portada.

The Daily Beast informó ayer que la niña hondureña de la foto y su madre no estaban separadas y ambas se encuentran en un centro de detención, según dijo un portavoz de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

Esta es la tercera semana consecutiva en que Trump figura en la portada de la revista Time. La semana anterior apareció con el dictador norcoreano Kim Jong-un, con quien tuvo un encuentro en Singapur, y la semana antepasada otra portada mostraba al magnate viéndose a un espejo que mostraba su reflejo vestido como un rey, con una capa y una corona.

#Orbis

Nicaragüenses mantienen resistencia en espera del diálogo

Las manifestaciones contra el gobierno comenzaron el 18 de abril en rechazo a una reforma al sistema de seguridad social, pero se ampliaron para demandar justicia por las muertes y la salida del poder de Ortega.

Por Redacción, 2018-06-21 09:50

México, AFP.-Ciudades de Nicaragua mantienen este jueves la resistencia ante el asedio de las fuerzas del gobierno de Daniel Ortega, mientras se espera la reanudación de un diálogo mediado por la Iglesia católica en busca de una salida a la crisis que deja 187 muertos en dos meses.

“Vivimos con miedo. He visto pasar camionetas de civiles con AK-47. En la noche pasamos encerrados en las casas. Anoche rafaguearon (dispararon) por aquí”, dijo a AFP Ivania Miranda, de 53 años, en su casa en Nindirí, en Masaya (sur), una localidad que se declaró en rebeldía el lunes.

Las campanas de las iglesias sonaron en la noche en algunos pueblos como Diriamba, en el occidental departamento de Carazo, en señal de alerta cuando hombres armados intentaron desmontar los bloqueos que mantienen pobladores en las calles.

Prelados y sacerdotes católicos convocaron a una jornada de oración este jueves por Nicaragua, especialmente por Masaya y Carazo, dos de las ciudades más golpeadas por la represión, anunció el arzobispo auxiliar de Managua, Silvio Báez.

La posibilidad de un regreso a la mesa de diálogo surgió luego de que los obispos confirmaron que el gobierno cumplió el compromiso de invitar a organismos internacionales de derechos humanos a verificar los hechos de violencia en las protestas.

La invitación incluye a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos y la Unión Europea, precisó Báez.

La Iglesia ha llamado al presidente a permitir elecciones generales anticipadas en marzo de 2019 para aliviar la tensión, pero el gobierno no se ha referido directamente a esa demanda en el diálogo que se ha interrumpido ya en dos ocasiones.

Exguerrillero de la revolución sandinista, Ortega, cuyo tercer mandato presidencial consecutivo concluye en 2021, es acusado de nepotismo y de instaurar, con su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo, un gobierno autocrático y corrupto.

Las manifestaciones contra el gobierno comenzaron el 18 de abril en rechazo a una reforma al sistema de seguridad social, pero se ampliaron para demandar justicia por las muertes y la salida del poder de Ortega.

“El pueblo no se rinde”, “Fuera Ortega”, “No a la dictadura orteguista”, se lee en paredes de Masaya, una de las ciudades más combativas en la insurrección popular que, liderada por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), derrocó al dictador Anastasio Somoza en 1979.

En la mesa de diálogo, la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que reúne a grupos de la sociedad civil, pide la separación de los poderes del Estado, actualmente controlados por Ortega, sobre todo el Consejo Supremo Electoral.

“La presencia de organizaciones internacionales nos dará seguridad para fiscalizar. Necesitamos un tercero porque nadie confía en las instituciones. Hay un sistema montado en tantos años de corrupción”, dijo el líder estudiantil Lesther Alemán, miembro de la Alianza.

El gobierno exige, por su parte, levantar todos los tranques (bloqueos) en calles y carreteras de gran parte del país.

Ortega y Murillo acusan a quienes se han alzado contra el gobierno de “delincuentes” y “vándalos”, que cometen “terrorismo” y afectan seriamente la economía de este empobrecido país centroamericano.

“Vamos a vencer la maldad, la perversidad, la ignominia y la abominación”, manifestó Murillo.

Muchos negocios están cerrados en Masaya y otras ciudades, en tanto que miles de furgones de carga de mercancías que atraviesan Nicaragua se han quedado varados en las carreteras.

Al condenar la violencia, Estados Unidos se sumó a la presión por la presencia de organismos internacionales y el adelantamiento de elecciones.

El representante de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, concluyó el miércoles una visita de dos días a Managua, tras reunirse con la Alianza Cívica y el gobierno.

Trujillo visitó el país previo a la sesión extraordinaria que el Consejo Permanente de la OEA tiene prevista para el viernes sobre Nicaragua.

En la sesión, la CIDH presentará el informe de su visita en mayo a Nicaragua y las recomendaciones que hizo sobre la crisis.