México.-Grandes bancos y empresas financieras tecnológicas en México quieren popularizar el envío de dinero al estilo de redes sociales como WhatsApp.

Recientemente, Santander, Banorte y Banco Azteca han anunciado este servicio, como parte de su estrategia de brindar mayores alternativas para transferir dinero y combatir el uso de efectivo en México, donde en promedio 85% de las operaciones diarias se realizan con dinero físico.

En contraste, datos del Fintech Summit Google muestran que 56% de los mexicanos quiere pagar con su teléfono móvil, debido a la facilidad y rapidez que implica realizar operaciones sin asistir a una sucursal.

Al respecto, las firmas Deloitte y Visa estiman que 75% del dinero que se mueva en 2025 a través de los bancos en todo el mundo será a través de transacciones móviles realizadas por la población más joven, sin excluir a otro semento poblacional que evita asistir a sucursales bancarias.

Apenas esta semana, Banco Azteca anunció su servicio de transferencias de dinero, compra de tiempo aire, apertura de cuentas, así como consulta de saldos son los servicios que ofrecerá mediante WhatsApp.

Según el banco, este servicio a través de la aplicación de mensajería se suma a su servicio de banca digital y actualmente se encuentra en programa piloto con lo que las nuevas funcionalidades se incorporarán de forma gradual.

Dinero social. La fintech Enso, la cual acaba de presentar su cartera virtual para enviar dinero en un modelo de redes sociales, explicó que este servicio puede ser popular y generar escala entre usuarios que ya no quieren acudir a sucursales bancarias y obtener mayores beneficios en operaciones hechas desde su dispositivo.

Según estudios de mercado realizados por la firma, la mitad de usuarios de la banca reprueba los servicios de las instituciones financieras tradicionales y considera como puntos en contra horarios restringidos, largas filas y tiempos de espera. A la par, los usuarios consideran que los bancos cobran comisiones elevadas y cargos ocultos. Enso apuesta por crear una comunidad que envíen y reciban dinero en un modelo de mensajería instantánea a través de su aplicación móvil que por el momento está limitada a usuarios con cuenta bancaria; sin embargo, prevé ofrecer tarjetas de débito y servicios de pagos.