Acapulco, Guerrero.- Algunos durmiendo, otros rezando por la salud de sus familiares, así pasan las horas y los días las personas que esperan la recuperación de sus seres queridos que se han contagiado de Covid-19, afuera del nuevo hospital general de El Quemado, en Acapulco.

Pese al sufrimiento por la incertidumbre de no volver a ver con vida a sus seres queridos, las personas que cuidan a sus enfermos tienen que sufrir vejaciones y malos tratos por parte del personal de este hospital, pues ni siquiera los baños les permiten usar y tienen que hacer sus necesidades en el monte. El gobierno de estado no ha tenido la humana ocurrencia de instalar baños móviles para apoyar a estas personas.

Este día había unas diez familias a la espera de que sus familiares hospitalizados se recuperen. Una de estas personas es Flor Santana Altamirano, dice que ayer tuvo que regresar a esperar afuera del nosocomio porque desde el penal de Las Cruces le avisaron que otra vez su hermano se volvió a poner grave.

La última vez, Santana Altamirano estuvo 15 días en espera de la recuperación de su hermano. Esta vez desconoce si lo volverá a ver con vida, pues no le ha parado la fiebre desde hace dos días.

Dice que igual que ella, también hay otros familiares cuidando a sus enfermos porque en el penal de Las Cruces hay varios casos de contagio de Covid y algunos reclusos ya han fallecido.

Afuera de este hospital, también se encuentra la joven Renata Pinzón que junto con otros cuatro familiares espera que mejore la salud de su abuelo que ingresó el domingo pasado con complicaciones respiratorias.

Cuenta que su abuelo se encuentra entubado pero estable, de acuerdo con información de los médicos.

"No perdemos la esperanza de volverlo a ver, tenemos esa esperanza", dijo Renata, quien reveló que este día una familia de seis integrantes se retiró por la madrugada porque su familiar había fallecido.

Renata denunció la falta de sensibilidad que tienen tanto médicos, enfermeros y personal de seguridad quienes los corren y hasta les avientan agua para que dejen de estar en espera de sus familiares fuera del hospital.

También Santana Altamirano se quejó que personal del hospital les niega el ingreso a los baños. Dijo que las personas que están acompañando a sus familiares tienen que hacer sus necesidades en el monte porque el personal del hospital les niega los baños.  Pidió que el gobierno instale baños públicos como un acto de humanidad para las personas que tienen familiares enfermos.

Durante la visita a este hospital del Quemado, se pudo observar la poca higiene que hay afuera de este nosocomio. Por varias partes hay guantes y cubre bocas tirados, además de todo tipo de basura contaminante.