La pestilencia a pescado se percibe a más de cien metros, los ríos de aguas negras corren calle abajo llevando restos de comida y pequeños roedores muertos, la música de los vendedores de discos piratas te rompe los oídos, el griterío, los camiones urbanos tocando sus bocinas, el hacinamiento de olores y el enorme número de puestos de ambulantes hace imposible avanzar, te avisan que has llegado al Mercado Central de Acapulco.

Las inmediaciones de este mercado son caldo de cultivo para la reproducción de cucarachas, ratas y alacranes. Caminar por esa zona es complicado, tomando en cuenta que los ambulantes ya se han apoderado de las calles y andadores.

La remodelación del mercado que hizo el defenestrado gobernador Ángel Aguirre Rivero, pareció por momentos cambiarle el rostro a esa central de abastos. No obstante, el cambio duró muy poco, a los pocos días los llamados grafiteros le taparon el nombre de "Un Nuevo horizonte para Guerrero" rotulado en los locales comerciales.

Foto: Javier Verdín Foto: Javier Verdín

Mientras se remodelaba, muchos de los comerciantes salieron a vender a las calles adyacentes bajo la promesa de que una vez terminados los trabajos regresarían a sus nuevos locales comerciales. Pero no fue así. Los locales fueron ocupados, pero la vendimia en la calle siguió, porque los que habían ocupado esos espacios de la vía pública de manera provisional, notaron que allí era más rentable vender .

Como alfombra, el tiradero de pescado seco reposa por las aceras de la zona de estacionamiento. La invasión de comerciantes de especies obliga a los transeúntes a caminar por en medio de la calle que conecta con la Constituyentes.

Foto: Javier Verdín Foto: Javier Verdín

El adorno de ese mercado son los vendedores de pescados que de punta a punta exhiben sus productos. El escurrimiento del agua de esos peces, y su aroma, impregna los poros de quienes van en  busca de alimento.

Poco a poco, la gente ha dejado de comprar en ese mercado por la insalubridad, basura, ratas y cucarachas que conviven con la gente que visita esa central de abasto, por eso otros han preferido las tiendas de auto servicio.