Guerrero.- Con una inversión de 400 millones de pesos, el gobierno federal dio inicio al programa Emergente de Vivienda 2020 de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), dependencia que coordinará junto con la Secretaría de Bienestar las acciones en los municipios de Chilpancingo e Iguala.

Este jueves en un evento en la colonia PPS de alta marginación en Chilpancingo, el delegado Federal en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, acompañado del secretario General del Ayuntamiento, Antonio Orozco Guadarrama, y del subdelegado de Bienestar, Iván Hernández Díaz, dio a conocer que el programa Emergente de Vivienda tiene el objetivo de reducir el rezago habitacional y estimular la economía popular a través de la generación de empleo, focalizando los subsidios a población de bajos ingresos que habiten en zonas urbanas de mayor marginación y así contribuir a la reactivación económica.

Agregó que mediante este programa de mejora de vivienda, se entrega el recurso al ciudadano de manera directa y serán administrados por los propios beneficiarios, quienes podrán optar entre autoproducción o autoconstrucción de sus casas.

Sandoval Ballesteros, precisó que en Chilpancingo se llevarán a cabo un total de 4 mil 169 acciones de las cuales, mil 989 serán para ampliación de viviendas y otras 2 mil 180 acciones para mejoramiento.

El funcionario federal detalló que se estaría aplicando dos tipos de apoyo, para ampliación de vivienda una cantidad de 90 mil pesos por casa, y para el mejoramiento de vivienda el monto de apoyo será de 35 mil pesos por beneficiario.

“Se van a invertir 400 millones de pesos en este tipo de mejoramientos a las viviendas de los chilpancingueños e igualtecos y el recurso lo ejerce directamente el ciudadano, lo que garantiza una honestidad y mayor aprovechamiento de los recursos” señaló.