Chilpancingo.- En Guerrero comienzan a registrarse casos constantes de violencia digital, nueva modalidad de violencia contra las mujeres a quienes se les presiona, extorsiona y amenaza, a través de redes sociales, para que faciliten a sus agresores imágenes y videos con contenido sexual.

Así lo advirtió la activista Yolitzin Jaimes Rendón, integrante de Colectiva Violeta durante la conferencia magistral Violencia Digital, que impartió en las instalaciones de la Comisión de Derechos Humanos del Estado (CDHEG).

Comentó que la organización ha registrado casos de violencia digital en Acapulco, Chilpancingo y Taxco, mismos a los que Colectiva Violeta ha dado acompañamiento, sin embargo indicó que es necesario que se legisle en la materia para tipificarlo como delito.

Jaimes Rendón explicó que mientras esto no suceda, las víctimas difícilmente podrán acudir a las instituciones para denunciar, y más aún a que se investigue y castigue a los agresores

“Que se legisle y apruebe una ley integral que proteja nuestro derecho a una vida libre de violencia también en el espacio digital, que las personas que infrinjan un hostigamiento, trata virtual, ciberpersecución, degradación virtual, suplantación virtual y demás expresiones de violencia digital sean castigados y sometidos a un proceso judicial”.

Durante su conferencia, mostró mensajes que algunas mujeres del estado han recibido en sus redes sociales y que configuran violencia digital. En uno de ellos el agresor solicitó fotografías de la víctima desnuda, de lo contrario su familia pagaría las consecuencias, y para reforzar la amenaza colocó la dirección de su domicilio y las características del mismo.

En otros casos, los agresores difunden fotografías de usuarias de Facebook a quienes acusan de fraude o las señalan de prostitutas. Para retirar esas publicaciones, piden a cambio material con contenido sexual o, incluso, dinero; aunque en casos extremos también hay amenazas de muerte o de violación para que las víctimas cedan a las presiones.

Advirtió que este tipo de violencia puede llevar a las mujeres que la sufren a la depresión, incluso al suicido, por ello la urgencia de que se comience a legislar en la materia.