El semanario Proceso tuvo acceso a un informe oficial que indica que, durante 9 años, en el estado de Guerrero hubo mil 311 denuncias por desaparición de personas, de las cuales 313 han sido encontradas vivas; 54 muertas y 850 víctimas aún no han sido localizadas.

Y de acuerdo con cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), el 75 por ciento de las denuncias por este delito en Guerrero, es decir, 3 de cada 4 casos de desaparición hasta el cierre del año 2015, se registran en el municipio de Iguala, donde fueron vistos por última vez los estudiantes de la Normal Rural 'Raúl Isidro Burgos'. Además, Guerrero es el primer lugar en la República Mexicana en cuanto a la incidencia nacional de personas desaparecidas en el País.

En el informe elaborado por la Fiscalía General del estado (FGE), se puede destacar que esta dependencia integró, de 2012 a octubre de 2015, 182 averiguaciones previas por el delito de desaparición forzada de personas, en las que se señalan directamente a autoridades gubernamentales como los presuntos responsables.

La nota de Proceso firmada por Juan Pablo Proal Mantilla, coeditor y articulista de la página web del semanario, dice que la “La terrible situación que se vive en la entidad coincide con la ola de violencia desatada por bandas criminales que desde hace una década, disputan a sangre y fuego las zonas de producción, trasiego y comercio de drogas, confrontación que ha exhibido nexos de autoridades civiles y castrenses con el narco”.

Proal Mantilla aseguró que “el drama de los desaparecidos en Guerrero” se hizo visible en el país y el mundo tras la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa en septiembre de 2014. “No obstante, la estadística oficial muestra que previo a la tragedia de Iguala, Guerrero, ya se vivía una crisis de impunidad, inseguridad y violencia desmesurada”, escribió el periodista.

El documento elaborado con datos de la FGE fue entregado al gobierno federal a finales del año pasado, junto a una radiografía de las bandas criminales que operan en la entidad indican. Del informe también se obtuvo el dato de que de 2007 a 2013, se registraron 606 denuncias de personas no localizadas. Además, de 2014 a octubre de 2015, la fiscalía local integró 705 denuncias por el mismo crimen, es decir, 99 casos más que en los siete años anteriores.

Proal Mantilla recalca en su reseña del informe, que mientras que de 2012 a 2013 se denunciaron 79 casos de desaparición forzada, 12 en el primer año y 67 en el segundo. Además, del 2014 a octubre del 2015, se documentaron 103 casos de desaparición forzada, 24 denuncias más que en los dos años previos.

El reporte elaborado por la breve administración del exgobernador interino, Rogelio Ortega Martínez, indica que, de las mil 311 denuncias por desaparición de personas, integradas de 2007 a octubre de 2015, han sido localizadas 367 víctimas: 313 vivas y 54 muertas.

Proceso destaca que, durante los nueve años de registro de víctimas de este delito, atribuido a las autoridades y el crimen organizado, 850 personas siguen desaparecidas.

“Las cifras oficiales muestran que la tendencia de desaparición de personas en Guerrero, ha ido en aumento a pesar de que las autoridades constantemente anuncian la implementación de operativos policíaco militares, que no logran revertir los efectos de la impunidad y violencia que asfixia a la sociedad guerrerense”, indica el coeditor web de Proceso.

Guerrero y Veracruz encabezan desapariciones en el país

Según los datos más recientes del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), Guerrero y Veracruz son los estados de la República que ocupan el primero y segundo lugar, respectivamente, en cuanto a la incidencia nacional de personas desaparecidas en México.

La entidad guerrerense, donde en 2014 se dio el caso de la desaparición forzada de los 43 Normalistas de Ayotzinapa, concentra un 25 por ciento de los 989 casos de desaparición que la Procuraduría General de la República (PGR) investiga en el país, la mayor parte de ellos desde el año 2007.

En el segundo sitio, Veracruz cuenta con 165 reportes de personas no localizadas. También se refiere que, en el caso de la localidad de Tierra Blanca, donde se presume que el pasado 11 de enero policías estatales levantaron a 5 jóvenes para entregarlos a grupos criminales, la PGR sólo había indagado con anterioridad un caso de desaparición.

Entre los estados de Guerrero, Veracruz y Tamaulipas, se congregan más de la mitad de los expedientes que la Federación mantiene abiertos por indagatorias en torno a desaparición forzada.

Los datos referidos en el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas muestran un incremento importante de reportes en los años 2013, con 196 denuncias, y 2014, con 265, si bien en 2015 el número de desaparecidos se redujo a 128 averiguaciones.

El estado de Guerrero registra tasa de 57 muertes por cada 100 mil habitantes

De acuerdo con cifras divulgadas por la Secretaría de Gobernación (Segob), la jurisdicción terminó el año 2015 con 2 mil 721 homicidios, la mayoría (2 mil 016) fueron dolosos, es decir, intencionales.

La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), reveló que la tasa de homicidios en Guerrero asciende a 57.6 por cada 100 mil habitantes, la más alta de todo el País. En 2014 la tasa fue de 43.2. Por ejemplo, en el estado de México, la entidad más poblada de la república, que en 2015 registró 2 mil 303 homicidios dolosos, la tasa es de 15.05.

“Los motivos son variados, aunque responden mayoritariamente al control que pretenden ejercer diferentes grupos delictivos en la región. Según publicaciones de medios de ese país, cuando el narcotraficante ‘El Chapo’ Guzmán estuvo prófugo, una de las localidades más blindadas fue Guerrero, ya que se presumía que ahí iba a esconderse”, dice la agencia francesa AFP en un despacho difundido hoy.

“La pobreza endémica abre la puerta al narcotráfico que controla regiones montañosas sembradas de amapola para la producción de heroína que se exporta a EE.UU. El narcotráfico utiliza este estado como lugar de tránsito, por su localización con costas al Pacífico, con puertos rodeados de montañas como Acapulco y Zihuatanejo, que son parte de rutas del narco, pero también las montañas han sido sembradas para la producción de amapola y de marihuana”, señala AFP.

Pero es en Acapulco donde la cifra total de muertos superó en 2015 a cualquier otra ciudad de Guerrero, incluida la capital, Chilpancingo.

“Allí, el cartel independiente de Acapulco impone su ley. Hace unos días, la ONG mexicana Seguridad, Justicia y Paz divulgaba que la ciudad costera alcanzaba el cuarto lugar en el listado de las más violentas del mundo, con una tasa de 104.73 homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes. Aunque no existen cifras oficiales, la cuenta de la ONG permite inferir que Acapulco terminó 2015 con 750 homicidios, aproximadamente”, señala la agencia francesa.