México.- Durante marzo se perdieron 130 mil 593 empleos formales, la peor destrucción para un tercer mes del año desde que se tenga registro, derivado de la emergencia sanitaria por el coronavirus, informó el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Previamente, el peor comportamiento del empleo formal se había registrado en marzo de 2002, cuando se eliminaron 54 mil 124 plazas del registro del organismo de salud.

El reporte mensual del IMSS refiere que del total de plazas pérdidas durante el mes pasado, 63 mil 201 eran permanentes, en tanto que 67 mil 392 eran eventuales.

El estado más afectado en cuanto a pérdida de empleos formales ha sido Quintana Roo, con una variación anual de -7.4%, después Baja California Sur, con -3.6%.

El comportamiento del empleo formal durante el primer trimestre de este año es el peor desde hace once años. Según el IMSS, de enero a marzo se han creado 61 mil 501 puestos de trabajo, la cifra más baja desde 2009 cuando se perdieron 138 mil 291 posiciones laborales en el mismo periodo.

De esta manera al 31 de marzo se tienen registrados ante el organismo de salud 20 millones 482 mil 943 puestos de trabajo, de los que 85.9% son permanentes, y 14.1% son eventuales.

Luisa María Alcalde, secretaria del Trabajo, estimó que del 1 al 6 de abril se han perdido 148 mil 845 empleos formales, cantidad que de acuerdo con los expertos ha seguido en ascenso los siguientes días ante la imposibilidad de los patrones de sostener con sueldo a sus colaboradores sin operar.

De acuerdo con la funcionaria federal no hay fundamento legal para despedir a trabajadores o reducirles su sueldo durante una emergencia sanitaria, sin embargo, a decir de los especialistas las bajas continuarán debido a que no existen prórrogas para el pago de impuestos ni servicios básicos.

El pasado 8 de abril, en la conferencia mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo la promesa de crear dos millones de empleos en los próximos nueve meses. Para Carlos Salazar Lomelí, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), el planteamiento de López Obrador “es totalmente irreal”.

Estimó la pérdida de entre un millón y 1 millón 200 mil empleos si no se toman medidas de apoyo. “Este supuesto se basa en una contracción de la economía de 7%. según nuestros analistas”.