Ciudad de México.- Cerca de 30 mil niños y adolescentes cooperan con la delincuencia organizada en actividades que van desde la extorsión y el  tráfico de personas hasta la piratería y el narcotráfico, informó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En su informé Violencia, niñez y crimen organizado’ presentado ayer, el organismo detalló que la información aportada por el Estado de México en respuesta al cuestionario, los menores, ingresan a las organizaciones a partir de los 10 y 11 años de edad, o incluso a edades más tempranas,  “para trabajar para traficantes, ya sea de productos ilícitos (drogas o armas) o de personas (burreros)”, así como para realizar asaltos, agresiones y secuestros.

De acuerdo con organizaciones defensoras de los derechos de la niñez, entre los 9 y 10 años, los niños y las niñas se involucran en delitos, sobre todo en la trata de personas, los más pequeños son utilizados como vigías o informadores, o se les utiliza para abordar los trenes, monitoreando la cantidad de migrantes que llegan cada día.

A partir de los 12 años, se les utiliza para cuidar las casas de seguridad y controlar que nadie se escape, mientras que a partir de los 16 años, trabajan en ejercicios más violentos, como los secuestros, los asesinatos, y todos portan armas.

En lo que se refiere al narcotráfico, los niños están involucrados en toda la línea de la industria. Los más pequeños trabajan como vigilantes, los más grandes se ocupan del traslado de la droga y a partir de los 16 años empiezan a ser contratados como sicarios, en tanto que las niñas están involucradas sobre todo en el empaquetamiento de la droga.

En el caso de los niños y adolescentes migrantes, la Comisión recibió información en el sentido de que éstos son secuestrados por las organizaciones criminales a su paso por México y, en caso que la familia no cuente con recursos para pagar su rescate, los obligan a realizar acciones para el grupo criminal, como el transporte de droga por la frontera entre México y Estados Unidos.

En lo que se refiere a homicidios, el informe de la CIDH detalla las tasas más altas se observan entre los jóvenes, particularmente entre quienes tienen de 15 a 30 años, en el periodo que comprende del 2008 al 2012 se duplicó la tasa de homicidios en los rangos de edad de 10 a 19 años, pasando de mil 249 a 2 mil 662.