México.- En el encuentro con el pueblo náhuatl y comunidades indígenas residentes en la alcaldía Milpa Alta de la Ciudad de México, el presidente de México se refirió a la corrupción como "fuchi-caca" y también anunció la construcción de la universidad para la enseñanza de las lenguas indígenas en el país.

El mandatario Andrés Manuel López Obrador dio a conocer que en la República no hay universidad que enseñe las lenguas originarias por lo que pidió a los pobladores de Milpa Alta ponerse de acuerdo para que indiquen en qué pueblo será la construcción.

Refirió que en México las lenguas que más se habla son el Náhuatl y después el Maya.

Asimismo, indicó que el programa Sembrando Vida que se está llevando en el sureste del país llegará a la capital mexicana e iniciará en esta zona rural.

Destacó que ya les han dado trabajo a más de 200 mil personas en el país, y están sembrando árboles frutales, y maderables.

Agregó que en este año aumentó a 500 mil hectáreas más el programa de siembra por lo que sumando los 200 mil trabajadores que se integraron en 2019 y la misma cantidad en este año, sumarán 400 mil.

Por decisión local y federal en Milpa Alta ya no se autorizará la construcción de nuevos fraccionamientos o condominios.

Adelantó que el programa la Escuela es Nuestra iniciará en esta alcaldía, el cual consiste en que se entregue de manera directa el presupuesto a la sociedad de padres y madres para las distintas necesidades de los planteles.

"Esta transformación tiene como protagonistas principales a los pueblos indígenas", expresó durante su primer diálogo con el pueblo náhuatl y comunidades indígenas residentes en la alcaldía Milpa Alta de la Ciudad de México.

López Obrador subrayó que acudió a esta demarcación a decirles que no le va a fallar al pueblo porque la corrupción ya es en su gobierno "fuchi-caca".

TAMBIÉN MIRA ESTO:

Familia le hace el fuchi a viajar en el mismo avión que AMLO

AMLO: los corruptos “guácala, fuchi”, se creen muy vivillos, dijo

AMLO habla con «fuchi, guácala» para llegar a todos, justifica Durazo