CDMX, Notimex.- Pese al aumento en el número de fallecidos por el COVID-19 en la Ciudad de México, las funerarias no se han aprovechado de la situación elevando sus precios de forma desproporcionada, afirmó la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

“Los precios por los servicios de inhumación y de cremación no han tenido aumentos considerables desde noviembre pasado”, indicó en información proporcionada a Notimex.

Explicó que los precios de las cremaciones en la Ciudad de México sólo se elevaron 6.3 por ciento (%) en promedio desde noviembre de 2019 al 15 de mayo del presente año, al pasar de 12 mil 40 a 12 mil 852 pesos.

Añadió que de acuerdo con un monitoreo, el paquete de inhumación que brindan los servicios funerarios en la zona metropolitana de la Ciudad de México pasó de 10, 702 pesos en promedio en noviembre de 2019 a 10, 768, lo que significó un alza de 0.6 por ciento.

“La Profeco no ha detectado que haya saturación en los crematorios que justifiquen alzas de precios de parte de funerarias”, expuso la Procuraduría.

Sin embargo, sí se han detectado abusos ocasionados por los llamados “coyotes”, que son contratados por terceros y no por los deudos, y quienes sí encarecen los costos de los servicios funerarios.

La Profeco no ha recibido, hasta ahora, denuncias contra estos intermediarios o “coyotes”, pero recomendó a los consumidores denunciarlos ante las autoridades ministeriales o ante la propia Profeco, que puede canalizar esos reclamos ante la Fiscalía.

Reconoció que ni la Agencia de Protección Sanitaria de la Ciudad de México, ni la Profeco, tienen facultades para regular los precios, derechos o cuotas para los servicios de cremación.

En sus verificaciones, encontraron que en mayo el costo promedio del servicio de inhumación fue de 9,323 en Puebla; 9, 896 en Culiacán; 10, 566 Villahermosa; 14,294 León; 14, 920 Cancún; 17,193 Mexicali, 18, 726 Tijuana, 17, 261 Guadalajara, y 19, 884 en Monterrey.