Cuernavaca, Morelos.- El Cabildo de Cuernavaca aprobó la contratación de un nuevo crédito por 93 millones de pesos por porque el Ayuntamiento no tiene dinero ni para pagar salarios.

De acuerdo con el Anexo 1 del proyecto presentado por el Alcalde Antonio Villalobos Adán a los regidores para que aprobaran la nueva deuda, el 93 por ciento del presupuesto municipal es destinado al gasto corriente, pero asegura que por la pandemia de COVID-19 no cuenta con recursos para pagar el salario a los trabajadores.

El presupuesto 2020 del municipio es de 1 mil 561 millones 876 mil pesos de los cuales 1 mil 461 millones son para el pago de nómina.

“Si consideramos las cifras históricas, el promedio mensual de gasto público del municipio es de 132 millones de pesos, de los cuales 1,461 millones de pesos son para su gasto corriente y el resto para la adquisición de bienes muebles, obra pública y pago de deuda

“La grave situación financiera por la que atraviesa actualmente el Ayuntamiento de Cuernavaca hace prácticamente imposible realizar eficazmente las operaciones mínimas que se requieren para atender las necesidades básicas de su población”, se lee en el documento.

Añade que la deuda pública municipal al mes de abril de 2020, con el descuento de los pagos realizados por la actual Administración municipal asciende a 341 millones 748 mil pesos derivado de la contratación de tres créditos bancarios.

El nuevo crédito por 93 millones aprobado por los regidores de la ciudad se utilizará para el pago de servicios personales y servicios públicos municipales esenciales, como la recolección, traslado y destino final de desechos sólidos, alumbrado público y agua potable.

Este viernes, tras la aprobación del crédito, el Ayuntamiento informó que la administración no cuenta con recursos para pagar ni siquiera la actual quincena a sus trabajadores.

“No se cuentan recursos para cumplir este quincena”, se lee en la información oficial difundida.

De acuerdo con el Alcalde, el nuevo crédito deberá ser pagado en 12 meses.

“Las finanzas del ayuntamiento están en números rojos, colapsadas; no hay para pagar nómina ni de sindicalizados ni personal de confianza. No se trata de deuda pública, sino de un apalancamiento del presupuesto de la capital, pagadero a 12 meses; pero este crédito puente no necesariamente será utilizado en su totalidad.

“Es como cuando una persona recibe una tarjeta de crédito y con ella decide qué pagar: colegiaturas escolares, el super mercado, la letra del auto o una emergencia médica, y posteriormente, cuando ya hay flujo de efectivo, liquida el saldo o total, cuando se regularicen sus ingresos. No se utilizará ni para compras ni obras; es para gasto corriente y en lo que se reactiva la economía, y que se interrumpan los servicios que prestamos”, dijo.

Esta medida contempla también el adelgazamiento de la planta laboral (capítulo mil) que dependerá también de cómo es sorteada esta crisis”, concluyó el presidente municipal.