CDMX, InSight Crime.- Dos agentes de policía municipales hacían un patrullaje de rutina a plena luz del día, en medio del pesado tráfico de una carretera en el norte de Celaya. De repente, un carro pequeño pasó a su lado, se les adelantó y disparó varios tiros contra su camioneta. En segundos, Omar Nieves y Noemí Esperanza se sumaron al alto número de policías asesinados en México.

En lo que va del año, por lo menos 215 agentes de policía han sido asesinados en todo el país, lo que significa más de uno al día, según datos de Causa en Común, una organización de la sociedad civil. El estado de Guanajuato, ubicado en la región central del país, donde Nieves y Esperanza fueron asesinados a tiros el 19 de mayo, ha registrado la mayor cantidad de asesinatos de policías en los últimos dos años, y quizá vuelva a registrar este triste récord en 2020.

Si la tendencia actual continúa, más de 500 miembros de la institución policial de México serán asesinados solo este año, superando los 446 agentes muertos en todo 2019 y los 452 en 2018. Año tras año, la mayor parte de los agentes asesinados pertenecen a las policías municipales.

Los más afectados en la lucha contra los grupos del crimen organizado son cada vez más las instituciones locales. Al hacer una comparación se observa que, entre 2006 y 2016, la Policía Federal, las Fuerzas Armadas, la Marina y la Fiscalía General tuvieron en conjunto un promedio de 120 agentes asesinados cada año.

Los asesinatos de policías en México hacen parte de una crisis de homicidios generalizada. Las autoridades han registrado niveles récord de asesinatos en los últimos tres años. Los 11.535 asesinatos documentados a lo largo de los primeros cuatro meses de 2020 podrían llevar a que la cifra de este año sobrepase la del pasado.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, AMLO, ha estado bajo presión para detener el derramamiento de sangre, atribuido sobre todo a los grupos criminales. Por lo tanto, se ha apoyado sobre todo en la nueva Guardia Nacional, en lugar de atender a la atribulada fuerza policial del país, que requiere atención y grandes reformas.

Esto se refleja en la falta de recursos, capacitación y tecnología, así como en los bajos salarios que reciben los agentes.

En promedio, un agente de la policía estatal en México gana 12.800 pesos al mes (alrededor de US$550), según datos oficiales reportados por Cuestione. Los agentes peor remunerados en el estado de Tabasco ganan aproximadamente la mitad al mes, mientras que los que más ganan en San Luis Potosí reciben alrededor del doble. Los salarios de los agentes municipales son aún más bajos.