México.-Acaso hay algo más frustrante que un impertinente barrito? Pues resulta que sí: descubrir que ese barrito no es en realidad un barrito.

Ni siquiera el tratamiento más caro podría desaparecerlo. Y no tanto porque no sea bueno, sino porque fue hecho para tratar una condición diferente de la piel.

Para evitar que ocurran estas situaciones, es importante conocer 3 condiciones de piel que comúnmente se confunden con acné.

No te preocupes: ninguna te pone en riesgo si no las tratas adecuadamente… aunque no es lo más recomendable.

Rosácea

Cómo se ve: Si el acné y el eccema tuvieran un bebé, sería la rosácea. En general se manifiesta en una piel escamosa, rosa y con mucha comezón alrededor de la boca, nariz y ojos, según WebMD.

De repente se desarrollan granitos, pero no son acné.

Qué lo causa: Fluctuaciones hormonales, alimentos picosos o calientes, vino rojo, cambios emocionales, de temperatura o incluso productos cosméticos irritantes.

Cómo diferenciarlo: Siempre tendrás mejillas rozadas y vasos sanguíneos rojos cerca de los granitos.

Qué pasa pasa si utilizo medicamentos para el acné: Dependiendo del tratamiento, puede inflamar la piel.

Cómo tratarla: Antes que nada debes evitar el peróxido benzoilo, químicos agresivos y exfoliantes, pues pueden provocar brotes. También es posible que tu dermatólogo te recomendará antibióticos orales o tópicos.