#Suave Patria

Entre el dolor y la ignominia | Opinión

La paz de los sepulcros es el destino funesto de muchas familias indígenas de los municipios de la montaña baja que han sido rehenes del crimen organizado.

Por Tlachinollan Tlachinollan, 2019-06-11 12:48

México.- Cuando una comisión de madres y padres  de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, llegaban al panteón de San Diego de Tlapa acompañados de organizaciones sociales, para rendir homenaje al joven activista Antonio Vivar Díaz, ejecutado por  policías federales el 7 de junio de 2015; en la autopista del sol eran desalojados los miembros del Movimiento por la Libertad de los Presos Políticos de Guerrero (MOLPPEG) por policías antimotines, por exigir la libertad de los 16 presos del Concejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la presa la Parota (CECOP). Ese mismo día en la comunidad de El Charco municipio de Ayutla de los Libres, familiares de los 11 indígenas ejecutados por el ejército y varios sobrevivientes, acompañados de organizaciones sociales marcharon para mantener viva la memoria de un pueblo digno, que a pesar de enfrentar una guerra de contrainsurgencia, a 21 años mantienen viva la exigencia de justicia.

El mismo viernes 7 el Servicio Médico Forense (SEMEFO), entregaba los restos de 3 personas desaparecidas que fueron identificadas por los estudios realizados del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF). Después de 4 años los familiares de Esmeralda Cuaxtitlán Sixtos de 34 años, su hijo Erik García Cuaxtitlán de 19 años, originario de Zitlala y Rafael Grande Zapoteco originario de Chilapa de 18 años, lograron tener la certeza de que los restos encontrados en las fosas clandestinas   en el cerro de Tenanchitla, municipio de Zitlala y en la barranca de Ajacayan municipio de Chilapa, correspondían a sus familiares desaparecidos. En estos años de dolor, por fin tres de las más de 100 personas desaparecidas que se han documentado en los municipios de Chilapa, Zitlatla y Atlixtac, han podido brindarles una digna sepultura, de poder llevar flores y llorar ante sus tumbas. El pasado sábado fueron velados los restos de Rafael Grande Zapoteco en la humilde vivienda de doña Cirila Zapoteco Chinito, indígena náhuatl de la cabecera municipal de Zitlala. Sobre el piso de tierra yacían el sahumerio, algunas veladoras y flores de cempaxúchitl, que le daban un halo que expresaba dolor y misticismo, en medio de la desolación. A pesar de la pobreza extrema en que vive doña Cirila Zapoteco, como parte de la costumbre preparó comida para las familias y amigas que la acompañaron en el velorio y que apoyaron a preparar la fosa. En este ambiente desgarrador por la violencia imparable, las victimas encuentran consuelo, cuando dan con los restos de sus familiares desaparecidos. La intensidad del dolor parece amainar cuando el féretro se deposita en la fosa y se le reza como a todo creyente para que el difunto descanse en paz. La paz de los sepulcros es el destino funesto de muchas familias indígenas de los municipios de la montaña baja que han sido rehenes del crimen organizado.

Tlapa, Chilapa y Ayutla, tres municipios indígenas de la costa chica, montaña baja y montaña alta, han sido escenarios de crímenes atroces perpetrado tanto por actores estatal como el ejército y la policía federal, como actores no estatales cuyos perpetradores pertenecen al crimen organizado que han podido erigirse como una fuerza sanguinaria que han supeditado a los poderes locales. La infamia de estos hechos es que las autoridades han encubierto a los responsables. En la masacre del Charco quedó evidenciada la acción terrorífica del ejército, que actúa sin control alguno, para atentar contra la vida de quienes supuestamente son disruptores del orden establecido usaron la fuerza letal para masacrar a 11 indígenas y un estudiante y dejar a varios heridos, sin permitir que les prestaran auxilio.  Tendieron un cerco para impedir que entraran las autoridades civiles. Se erigieron como un poder supremo, por el simple hecho de portar armas y contar con equipamiento bélico. Las autoridades civiles sucumbieron ante el ministerio público militar. En lugar de investigar a los militares se han obstinado en criminalizar a la población indígena. No hubo avances significativos en las investigaciones y por eso ahora la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, investigará el caso para esclarecer los hechos y demostrar que el ejército incurrió en graves violaciones a los derechos humanos al ejecutar a 11 indígenas que descansaban en la escuela primaria Caritino Maldonado.

Este agravio es mayor por la acción deliberada de las autoridades de los tres niveles de gobierno que han dejado en el olvido a estas comunidades Na savi, que han sido estigmatizadas como bastiones de la insurgencia armada. Como parte de esta estrategia de guerra de baja intensidad se han suscitados asesinatos selectivos de indígenas que han ejercido algún liderazgo comunitario. Se ha destruido el tejido de la colectividad y se ha generado un ambiente de terror para impedir la reorganización de los pueblos en defensa de sus derechos. Las viudas, que ya son abuelas viven en situaciones sumamente indignantes. Siempre han cargado con el dolor y la enfermedad. Nunca han podido tener suficientes alimentos en su casa para palear la desnutrición de sus hijos y nietos. Han sufrido el desprecio de las autoridades municipales y nunca han sido escuchadas por los gobiernos estatal y federal.  Sobreviven de milagro y también por esa fuerza que han acumulado como mujeres que aman la vida y que tienen el valor de mantener firme su lucha para alcanzar la justicia.

En Tlapa el Movimiento Popular Guerrerense mantuvo en alto la demanda de las madres y padres de los 43 estudiantes desaparecidos, de evidenciar la colusión que existe entre grupos políticos con los grupos de la delincuencia organizada, y por lo mismo, de no permitir que se reproduzca un sistema político basado en la corrupción y en la criminalidad. Fue clara la postura política de boicotear las elecciones de 2015 como una medida radical de cuestionar los procesos electorales que siguen plagados de irregularidades por el dinero mal habido que se sigue filtrando en estas contiendas políticas, donde intereses ajenos a los valores democráticos buscan enquistarse en las estructuras gubernamentales. Esta lucha la libraron en medio de peligros e injurias por parte de los grupos políticos de la montaña, que no estaban dispuestos a que el proceso electoral se descarrilara. Utilizaron grupos de choque y a los mismos cuerpos policiales y militares para reprimir al movimiento que resistía en la cabecera municipal de Tlapa con la toma del ayuntamiento. Hicieron causa común los representantes de los partidos políticos para proporcionarles palos y machetes a organizaciones de taxistas con el fin de desalojar a los plantonistas y golpear a sus líderes cuando marchaban por las calles de la ciudad. En este ambiente de polarización social y política del 7 de junio 2015 se atizaron los ánimos con la quema de una camioneta del INE, que dio pie para que la policía federal detuviera a 8 personas que supuestamente las habían encontrado en las instalaciones en la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación de Guerrero. De manera arbitraria los trasladaron al 97 batallón de infantería donde les sembraron bombas molotov, para señalarlos como autores de la quema de la camioneta. Fueron trasladados en helicóptero de la marina en la ciudad de Acapulco Guerrero. El malestar de los colonos fue mayúsculo no tuvieron otra alternativa que detener a los policías federales que maniobraban para llevarse los vehículos de la CETEG. La gente los increpó les quitó sus toletes y a la fuerza se los llevaron al interior de la capilla de la colonia de El Tepeyac. Con el pretexto de que la gente los quería linchar el gobierno federal dio la orden de que subieran más policías y ejércitos para liberar a los detenidos. Fue en esa arremetida cuando uno de los policías detenidos sacó de la bolsa de su pantalón una pistola y disparó contra Antonio Vivar Díaz quien se encontraba frente a la puerta de la capilla. Hasta la fecha la fiscalía general de la república no ha avanzado con las investigaciones ni mucho menos ha identificado al policía que perpetró el crimen. En diciembre del 2018 la CNDH, emitió la recomendación 85/2018, donde señala que la policía estatal, la policía federal, miembros del ejército mexicano del 97 batallón de infantería y de la secretaria de marina incurrieron en diversas violaciones a los derechos humanos como detenciones arbitrarias, torturas y la ejecución extrajudicial de Antonio Vivar Díaz. A pesar de que existen recomendaciones precisas a la SEDENA, la Fiscalía General de la República, al gobernador del estado y a la fiscalía de esta misma entidad ninguna de las autoridades ha dado cumplimiento a estas recomendaciones, por el contrario los familiares siguen en una situación de alta vulnerabilidad porque saben que no hay ninguna garantía de justicia y mucho menos protección para sus personas que en diferentes momentos han sido víctimas de amenazas y agresiones.

La solidaridad de las madres y padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y la presencia de compañeros normalistas de esta escuela, forma parte de las luchas de la gente de abajo que se teje con el amor y la dignidad de hombres y mujeres del campo, que en medio del dolor dan la batalla contra la infamia de los que tienen el poder. El esfuerzo por articular estos procesos organizativos son los que ayudan abonar la tierra de la resistencia para que nazca el fruto de la justicia. Se trata de una siembra marcada por el dolor, por la violencia, por la infamia y por la muerte de quienes sueñan con un mundo sin victimas por eso la lucha de los pueblos de Guerrero y de sus familiares es multiforúm, se dá en los tribunales como se hizo con el CECOP, logrando la libertad de los 16 detenidos. También los pueblos indígenas están dando la batalla en la suprema corte de justicia con la interposición de la controversia constitucional ante la reforma regresiva aprobada en la legislatura pasada, que desconoce de tajo el sistema de justicia y seguridad comunitaria. La lucha de los colectivos de familiares de Chilapa, Zitlala, Chilpancingo e Iguala, son ejemplo inaudito de tenacidad, de dignidad y de un profundo amor por sus hijos, por quienes claman verdad y justicia.

#Suave Patria

Así es el Plan de Desarrollo de Centroamérica

Uno de los principales motores económicos del Sur de México, de Guatemala, El Salvador y Honduras son las remesas que envían los migrantes.

Por Redacción, 2019-06-20 10:44

México.- Hoy se reúnen los presidentes de México y de El Salvador en Tapachula, Chiapas, para discutir el plan para el desarrollo del sur de México, El Salvador, Honduras y Guatemala. Mucho se ha publicado en los medios de prensa sobre este plan de Cepal y de las organizaciones de la ONU. Esta semana en Bruselas tuve la oportunidad de agradecer personalmente a la doctora Alicia Bárcenas, al equipo de Cepal, de la ONU y, por medio del embajador Mauricio Escanero, representante de México ante la Unión Europea, especialmente al presidente de México Andrés Manuel López Obrador por su interés en buscar e implementar soluciones a la triste y miserable realidad del sur de México, El Salvador, Honduras y Guatemala.

Escuchar a los analistas y expertos independientes de cada país porque un proyecto de esta importancia debe considerar no solo las opiniones y sugerencias de gobernantes y de las élites, sino también las de expertos y analistas independientes y, en la medida de lo posible, las de los gobernados. Esto último se puede hacer en buena medida gracias a internet.

El cultivo del café que tradicionalmente ha sido un gran empleador en el sur de México y en el Triángulo Norte, para la abundante mano de obra poco calificada y para los pequeños productores, es hoy fuente de pobreza y genera abundante trabajo infantil debido a que las multinacionales que compran el café para exportarlo a los países desarrollados le pagan a los productores en el 2019, en términos reales,  el 25% de lo que les pagaban en 1983 por cada libra de café.  Es urgente cambiar la ecuación del café en beneficio de todos los países productores.

Es absolutamente inaceptable que la Unión Europea, Canadá, Estados Unidos, Japón y Suiza digan estar comprometidos con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y con el respeto a la ley y a los acuerdos y convenios internacionales cuando cada taza de café que consumen sus presidentes, sus políticos y sus cientos de millones de ciudadanos incrementa la miseria, el  hambre, la desnutrición, el trabajo infantil y la migración forzada debido al modelo de negocio de las multinacionales apoyado por esos gobiernos.

Buena parte de la generación de empleo rural en el Sur de México, El Salvador, Honduras y Guatemala depende de productos agrícolas para la exportación. Los precios pagados por la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá, Japón, Suiza, Noruega, por la gran mayoría de los productos agrícolas que nos compran no guarda ninguna relación con el precio que pagan los consumidores o con su valor real en los países desarrollados. Esto no puede seguir así. Es neocolonial. Es urgente negociar en bloque, unidos con nuestros hermanos brasileños, colombianos, peruanos, argentinos, costarricenses, chilenos, todos afectados por el mismo problema. El G7, la UE, Suiza, Noruega, deciden si nuestros campesinos y sus hijos comen nutritivamente tres veces al día o solo una y mal.

Uno de los principales motores económicos del Sur de México, de Guatemala, El Salvador y Honduras son las remesas que envían los migrantes que abandonaron sus hogares por la grave situación económica y social que hay en los cuatro países.

El impacto de la ayuda al desarrollo (UE, GIZ, US AID,  Swiss AID, CIDA, etc) y de los programas nacionales de desarrollo en la economía  para la casi totalidad de municipios rurales de Guatemala, El Salvador y Honduras es casi insignificante comparado con las remesas. Las remesas son muchísimas veces más importantes que todos los programas de desarrollo, cualquier producto agrícola de exportación y también que cualquiera de los productos industriales para el mercado internacional. Las remesas son ingresos netos para los países sin aparente costo alguno, excepto el costo humano de la separación de sus familiares, la fuga de cerebros y de mano de obra calificada.

Las remesas generan para el Triángulo Norte de Centroamérica ingresos que exceden anualmente los 20 mil millones de dólares por las transferencias de los migrantes guatemaltecos, salvadoreños y hondureños para apoyar a sus familiares y dependientes que aún viven en sus países de origen. Las remesas son 11.8% del PIB en Guatemala, 22% del PIB en El Salvador y 20.3% del PIB en Honduras. A pesar de su gran importancia para las tres economías no existe ningún plan de gran escala en ninguno de los tres países, ni tampoco en México, para aprovechar al máximo su existencia fomentando la calidad del gasto de estas, modelos de ahorro y crédito a tasas internacionales (1% al 3%), pensiones o planes de vivienda popular para quienes reciben y para quienes con gran sacrificio generan las remesas. Una excesiva proporción de las remesas es gasto por consumo en los países recipiendarios y un elevado porcentaje de este son productos importados que no generan valor agregado local o gran cantidad de empleos.

Quienes envían las remesas pagan a un reducido grupo de empresas y a sus socios en los países del Triángulo Norte y en México entre en 7% y el 15% por transferir el apoyo económico a sus familiares. Monto inaceptablemente alto considerando todas las opciones tecnológicas y financieras de transferencia disponibles en la actualidad.

El modelo ‘Hood Robin’ de las transferencias es el opuesto al de Robin Hood, heroico y folclórico personaje que robaba a los ricos para ayudar a los pobres. El sistema tradicional de transferencia de remesas es uno en el que un grupo reducido de grandes empresarios y empresas de transferencias casi ‘confiscan’ entre el 7% y el 15% de lo que los pobres envían a sus familiares. Este cobro es leonino considerando la tecnología y las otras opciones existentes.

El modelo ‘Hood Robin’ en las remesas le cuesta a quienes las envían, a quienes las reciben y al Triángulo Norte una pérdida de casi 4 millones de dólares diarios en poder de compra, es decir más de mil trescientos millones de dólares anuales. Este monto podría servir para acelerar el crecimiento económico y combatir la pobreza en las regiones rurales de los tres países. Es casi increíble que no exista ningún plan trinacional o tetra-nacional serio para que se reduzcan los altísimos costos de transferencia.

Tres de los más serios problemas en el Sur de México y en los tres países del Triángulo Norte son: la falta de oportunidades estables de empleo, la escases de oportunidades económicas para la clase media baja y especialmente para los más pobres con baja escolaridad y el déficit de oferta habitacional accesible para la clase media, media baja y pobre.

Buena parte de estos tres problemas se puede resolver implementando un plan tri-nacional o tetra-nacional para que un porcentaje de las remesas sirvan para financiar un mega plan de vivienda en los cuatro países que construya por más de un millón de unidades, exceptuando las ciudades que ya están superpobladas. Este plan de vivienda para el Triángulo Norte y el Sur de México arrancaría con no menos de 3 mil millones de dólares generaría centenares de miles de empleos en el interior de los países ya que además del trabajo de la construcción, servicios e infraestructura se crearían miles de PYMES abastecedoras de este sector.

Se debe planear la creación de varias ciudades nuevas de más de 400,000 habitantes cada una.  Es urgente resolver la sobrepoblación y el excesivo tráfico en las capitales de El Salvador, Honduras y Guatemala.

El plan de vivienda popular con remesas será exitoso solamente si se ofrece a quienes las envían las reducir su costo de transferencia a menos de 1%, si esta oferta está acompañada de un programa muy bien estructurado de crédito hipotecario en dólares a tasas inferiores al 2% para que los migrantes participen en la adquisición de vivienda en los países del Triángulo Norte y el Sur de México y si se utilizan materiales nacionales y contratistas locales para generar empleo masivo. En paralelo, es indispensable crear y ejecutar un plan para que quienes gozan de ingresos y empleos estables (incluyendo los empleados públicos) también puedan beneficiarse de las bajas tasas de interés disponibles en el mercado internacional y puedan participar como compradores en el mega plan de vivienda y generación de empleo del Triángulo Norte y del sur de México.

Un serio problema en el Sur de México y en los países del Triángulo Norte es el crecimiento del grupo de ninis, jóvenes que NI estudian NI trabajan. Se estima que estos pueden sumar más de 2 millones en los tres países del Triángulo Norte y en el Sur de México. Este fenómeno social es una verdadera bomba de tiempo que requiere la atención urgente y conjunta de gobiernos y empresa privada, creando e implementando programas masivos de educación para el trabajo con remuneración, aunque esta sea simbólica (Modelos alemán y suizo).

#Suave Patria

Marina Núñez calma los ánimos y ofrece democratización en el Fonca

‘‘El Fonca es nuestra gran veta de escritores, grupos teatrales, músicos y creadores en distintas disciplinas», declaró la titular de la dependencia.

Por Redacción, 2019-06-20 10:06

México.- El Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) no desaparece ni se encuentra en proceso de desmantelamiento, ‘‘está asegurado presupuestal y estructuralmente, no sólo en lo que resta del año, sino durante todo el sexenio”, afirma Marina Núñez Bespalova, secretaria ejecutiva de ese organismo público que forma parte de Secretaría de Cultura federal (SC).

En entrevista con La Jornada, la funcionaria detalla los planes de la SC para ‘‘fortalecer” al Fonca, instancia que, dice, ya pasó por los recortes para adecuarse a la austeridad republicana ordenada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, los cuales ‘‘no tocaron lo sustantivo, incluso tuvimos un pequeño incremento”.

Hace unos días, la senadora Jesusa Rodríguez declaró a los medios que las becas que el Estado otorga a los artistas a través de esa figura deberían desaparecer y que los creadores tendrían que buscar recursos en el sector privado.

Núñez responde que ‘‘los creadores no son una casta de privilegiados ni algo vanidoso, hay que quitarnos la idea de que el Fonca ha sido un gasto. No, esto es una inversión en productos culturales, en creadores, en el alma del país, y el Estado tiene esa obligación, pues la cultura es materia primordial en el desarrollo de una nación”.

Adelanta que se construye la estructura administrativa (que no existía) para que el Fonca sea una Dirección General de Estímulos a la Creación, ‘‘eso es fortalecerlo y se van a hacer también nuevas líneas de operación, se va a firmar un nuevo contrato de mandato, nos vamos a cambiar a otra fiduciaria, esto va a implicar nuevas reglas, más a nivel administrativo, pero lo que nos asegura es la no desaparición delos 12 proyectos que el fondo ha venido manejando (Jóvenes Creadores, Sistema Nacional de Creadores, Creadores Eméritos, Creadores Escénicos, México en Escena, etcétera), los cuales se podrán incrementar si se aumenta el presupuesto”.

La secretaria ejecutiva del Fonca añade que, por ejemplo, ‘‘se va a volver a un verdadero esquema de intercambio de residencias artísticas, el cual se fue diluyendo, lo vamos a fortalecer, estamos trabajando con embajadas. Esa convocatoria está temporalmente suspendida hasta no tener un programa más rico que retribuya culturalmente a los países participantes. Además, vamos a sacar dos convocatorias nuevas a fin de año: una dirigida a músicos tradicionales y la otra será un programa específico para grupos y profesionistas que trabajan con públicos infantiles y juveniles. Si vamos a hacer la apuesta de formación de nuevos públicos, de gente sensible desde la primera infancia a las manifestaciones culturales, tenemos que apretar ahí un poquito el tornillo y fijarnos en los profesionales que están haciendo un trabajo inmenso en toda la República y en todas las disciplinas”.

Lo anterior no significa un ‘‘desmantelamiento” de la institución, aclara, ‘‘y qué bueno que me dan la oportunidad de ratificarlo: la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, reconoce que la mayor parte de la oferta cultural que está en carteleras no sólo de la Ciudad de México, sino de todo el país, proviene del Fonca, que no aparezca el logo, no quiere decir que no esté relacionado.

‘‘El Fonca es nuestra gran veta de escritores, grupos teatrales, músicos y creadores en distintas disciplinas; varios archivos fotográficos se han rescatado gracias a proyectos de coinversiones. El valor del Fonca está ahí. Éste es una gran caja de desarrollo cultural, en sentido financiero, queremos reformarlo más a ese nivel, democratizarlo.

‘‘No es posible que a estas alturas dudemos si el Fonca funciona o no. Obviamente ha revolucionado el escenario cultural, pero tiene que ser más inclusivo, abrirse más a los estados. Integrantes del Sistema Nacional de Creadores (SNC) nos han dicho que nos ayudarán y estamos tejiendo una buena red solidaria para que haya opciones y no sea tan difícil ingresar y obtener un apoyo del Fonca, pues una manera de democratizar es abrir la puerta y facilitar que entres”.

Cuando llegó a hacerse cargo del Fonca, luego del desencuentro de la comunidad de becarios hace unos meses con el anterior titular del organismo, el escritor Mario Bellatin, Marina Núñez recibió la encomienda de ‘‘ordenar lo más que se pueda y reforzarlo; jamás se ha hablado de desaparecer el Fonca, lo cual sería un error, al contrario, queremos que dé más porque tiene mucho potencial”.

El optimismo de la funciona-ria también se enfoca en hacer ‘‘de verdad efectivo” el Programa de Retribución Social del fondo, el cual, explica, es ‘‘un instrumento implementado desde 2011 que organiza al año mil 500 actividades culturales en promedio; vamos a incrementarlo”. También se enfocarán en reforzar las donaciones privadas y reglamentarlas, quizá mediante una ley de mecenazgo.

En septiembre, continúa Marina Núñez, se darán a conocer los resultados de las convocatorias de las becas a Jóvenes Creadores yde quienes serán seleccionados para ingresar al SNC. En la primera se recibieron casi 2 mil solicitudes y en la segunda alrededor de mil 600.

‘‘Si seguimos los parámetros de los años anteriores, más o menos se elegirán a poco más de 300 jóvenes becarios y a 500 para el SNC. Se trata de una cifra un poco mayor que el año pasado, y vamos a ver si la incrementamos en 2020 cuando ya se tengan los nuevos parámetros. Este año el presupuesto sigue siendo el mismo, y por supuesto la cifra de becarios debe ser la misma, no habrá reducción”.

La funcionaria solicita a la comunidad cultural ‘‘tener un poco de paciencia, los proyectos que estamos lanzando desde el Fonca se van a ver un poco más adelante, pero es un tren que está ya en marcha; nuestra prioridad son las convocatorias, ajustarlas, hacerlas más transparentes, incluidos los mecanismos de selección; por ejemplo, los jurados ya no los elige nadie, se insaculan en una base de datos de acuerdo con ciertas reglas. El gran reto es no hacer cotos de poder con cada comité evaluador.

Este texto fue tomado de: https://www.jornada.com.mx/2019/06/20/cultura/a03n1cul?partner=rss

‘‘Vivimos en un país donde las diferencias sociales aún son muy grandes, por eso todavía hay que trabajar en muchos programas sociales de salud, y la cultura siempre acompañará esos programas, los cuales no podrían sobrevivir sin apoyo estatal atrás. El fondo es uno de los mecanismos del Estado que funcionan, hay que fortalecerlo. Hay Fonca para muchos años”, concluye.

#Suave Patria

AMLO deja en vilo juicio a expresidentes corruptos

El presidente empieza a echarse para atrás en este tema y sólo lo pondrá en marcha si la gente lo presiona.

Por Redacción, 2019-06-20 09:48

México.- “Si es indispensable se hace, pero yo no creo que debamos estar anclados en el pasado, debemos ver hacia adelante, solo que sea mucha la exigencia de la gente”, expresó el presidente Andrés Manuel López Obrador sobre una posible consulta ciudadana para enjuiciar a expresidentes mexicanos por corrupción.

Al ser cuestionado sobre este tema, en su conferencia de prensa en Palacio Nacional, refrendó su postura de apostar hacia la verdadera transformación y no a lo espectacular, “tal vez sería más fácil y hasta popular, pero sentimos que lo mejor es sentar las bases para que no se repitan actos de corrupción”, expresó.

El mandatario federal, agregó que ante el debate que se ha generado sobre este tema él apuesta a ir hacia adelante, “pero en la democracia valemos lo mismo, tenemos la misma autoridad y valemos todos los ciudadanos”, por lo que si hay una demanda ciudadana, “votaría por pensar en el futuro y gobernar con el ejemplo de honestidad, que me juzguen a mí”.