El titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), José Antonio Meade anunció la entrega de más de 10 millones de pesos a cafeticultores afectados por la plaga de roya, como parte del Programa de Empleo Temporal (PET).

En este municipio, los cafeticultores solicitaron al Gobierno Federal que continúen los apoyos debido a que la producción del grano aromático ha disminuido por diversas razones, entre ellas el problema de la roya que ha acabado con varias hectáreas de plantíos del café.

El funcionario federal, quien estuvo acompañado por el gobernador Héctor Astudillo Flores, inauguró una exposición de artesanos guerrerenses, donde le obsequiaron un sombrero y entregó recursos extraordinarios del PET para el combate de la roya.

Expuso que los 10 millones de pesos son para 10 mil productores de café de los municipios Iliatenco, Atoyac de Álvarez y San Luis Acatlán, que se han visto afectados por la plaga de la roya y en la necesidad de recepar sus cultivos y fortalecerlos con nuevas plantas y tecnología.

Luego de conocer el diagnóstico de la producción de café en Guerrero, explicó que los ingresos de los más de 13 mil productores ha caído en 160 millones de pesos.

Durante el acto se firmó un convenio entre la Sedesol, el gobierno de Guerrero y la empresa Nestlé para venderle café de Guerrero.

La empresa es el principal comprador de café en Guerrero y la derrama que se registró el año pasado por esta compra fue superior a 500 millones de pesos.

Precisó que en un periodo de cuatro años se tendrán rehabilitadas las fincas de café que se vieron afectadas por la roya y la empresa apoyará con capacitación para una mejor producción y dará certeza al producto del grano aromático.

“Nosotros calculamos que una rehabilitación completa de las fincas puede tomar hasta cuatro años, pero ya es un esfuerzo que está rindiendo frutos ahora”, afirmó.

Detalló que con la entrega de apoyo que suma 10 millones de pesos y 100 millones de pesos que invertirá la Sagarpa permiten mantener los niveles de ingreso de los productores y mejorar la plantación con un buen paquete tecnológico y tener un mercado más amplio.

A su vez el gobernador Héctor Astudillo Flores, ante 12 alcaldes de municipios productores de café, informó que la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y el gobierno del estado invertirán 100 millones de pesos para apoyar la cosecha del café en Guerrero.

Por otra parte, en Acapulco, en conferencia de prensa Héctor Astudillo dijo ante el titular de la Sedesol y Marcelo Melchior, presidente ejecutivo de Nestlé en México, que se elaborarán cápsulas de café para máquina de Guerrero.

Insistió en que la empresa es uno de los principales compradores de café guerrerense y el Gobierno Federal está apoyando para levantar la cosecha.

“Anunciamos también que uno de los propósitos de la empresa Nestlé con el respaldo del Gobierno Federal y del estado es que lo más pronto posible podamos producir café en cápsula para máquina con una marca de Guerrero”, precisó.

Marcelo Melchior comentó que el sabor del café que le da Guerrero es muy importante para la empresa.

Añadió que se está desarrollando el Plan Nescafé en Guerrero, donde se brindan plantas para la recepa, asistencia técnica y educación para que los productores sean más productivos y tengan más ingresos al comprarles el grano aromático con la calidad que se necesita.

El producto que se elabora con el café de Guerrero, además de venderse en México, se exporta hacia Estados Unidos.

Antes Meade, acompañado por el gobernador Héctor Astudillo Flores, inauguró una exposición de artesanos guerrerenses donde le obsequiaron un sombrero y entregó recursos extraordinarios del PET.

Durante el acto el presidente del Consejo Estatal del Café (Cecafé), Erasmo Cano Herrera, dio a conocer a Meade el escenario del café en Guerrero en el periodo 2010-2014.

Indicó que la superficie cultivada se redujo en un 40 por ciento, de 41 mil 912.5 hectáreas a 25 mil hectáreas. Comentó que la producción del café se desplomó en un 73 por ciento, de 380 mil quintales a 83 mil 500 quintales hasta el año pasado en la cosecha del 2014-2015.

“Los ingresos anuales en promedio son de 160 millones de pesos y el escenario de la cosecha 2015-2016 se redujo en un 40 por ciento, de 25 mil a sólo 15 mil hectáreas después de la afectación de la roya”.

“La pérdida de ingreso es alrededor de 114 millones de pesos que no van a circular en el bolsillo de las 135 comunidades y sólo van a tener 46 millones de pesos”, anotó.

Notimex