Guerrero.- La pandemia del coronavirus agravará el rezago legislativo en el Congreso local, luego de la reducción de las actividades, consideró la diputada Mariana García Guillén.

Consultada vía telefónica, la diputada dijo que las medidas que tomó el Congreso local ante el Covid-19 como la reducción del personal y sesionar una vez a la semana, se hicieron a tiempo.

“El Congreso de por sí avanza a un ritmo lento hay que decirlo con mucha honestidad, en los trabajos legislativos cuesta mucho ponernos de acuerdo, generar cabildeo. Ha sido una legislatura compleja, y que de pronto nos pongamos a sesionar una vez a la semana, todo se va a retrasar, será un golpe fuerte para la propia legislatura, para los trabajos”, consideró.

La diputada dijo que “hay miedo” de estar en Congreso al ser un lugar de tránsito de muchas personas “y cualquiera puede ser portador del Covid-19 y propagarlo”.

Uno de los temas pendientes que tiene el Congreso es el nombramiento del nuevo titular de la Comisión de Derechos Humanos del estado, luego que desde el año pasado concluyera el período de Ramón Navarrete Magdaleno quien hasta el momento sigue al frente.

En este tema, la diputada aseguró que el coordinador de la bancada Jesús Villanueva Vega les explicó que la convocatoria ya está lista y fue validada por la Junta de Coordinación Política (Jucopo) y estaba por publicarse.

“Pero será complicado sesionar, será complicado sacar el rezago, de por sí ya era un reto hacerlo porque es una legislatura que va muy lento”, comentó.

Entre las medidas que tomó el Congreso local ante el coronavirus fue sesionar una vez a la semana y no dos como de costumbre, además de la reducción del personal de base y confianza.