Ciudad de México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador consideró a la presunta denuncia penal de Emilio Lozoya, que se filtró en redes sociales, como cierta, la calificó de “un escándalo”, y dio a conocer que no la terminó de leer para no desvelarse y para que “no me diera pesadillas”.

Sobre esta indagatoria, López Obrador planteó tres puntos: que el mayor número de mexicanos se entere de la denuncia de Emilio Lozoya, que se devuelva lo robado, porque es mucho en dinero que se utilizó para las mordidas, y que se consulte al pueblo para enjuiciar a los expresidentes.

“Ya no se puede permitir el dicho de que el que no tranza no avanza, porque el pueblo se cansa de la pinche tranza”, indicó en la conferencia matutina realizada en Zacatecas, Zacatecas.

El presidente consideró a la denuncia como algo muy grave, “desde luego que esto no significa que todo lo que ahí se dice sea cierto, falta que la autoridad, en este caso la Fiscalía, recabe todas las pruebas, revise”.

“Tiene que llamarse a declarar a los involucrados, a los mencionados; la Fiscalía tiene que hacer el trabajo de investigación, y yo tengo confianza que el fiscal Alejandro Gertz Manero actúe con profesionalismo, con rectitud, y desde luego con apego a la ley”, señaló López Obrador.