México.- A pocos kilómetros de donde ocurrió el estallido de una fosa clandestina, en Tlahuelilpan, Hidalgo, los grupos criminales que operan en la zona han creado “fosas clandestinas de huachicol”, es decir, lugares donde entierran contenedores, tinacos y bidones de distintos tamaños, para ocultar el hidrocarburo que roban de ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Una fosa clandestina de huachicol fue localizada por un dron que utiliza el gobierno de Hidalgo para combatir el robo de hidrocarburo, en la colonia Morelos, municipio de Tetepango, Hidalgo, a sólo 10 kilómetros de la explosión de Tlahuelilpan.

“El operador del dron hizo reconocimiento sobre el terreno […], localiza lo que son unos garrafoncillos y se vio algo sospechoso, […] entonces recorrimos a pie tierra y llegamos al lugar”, señaló el policía estatal Ocadiz Romero.

Policías de Hidalgo y militares llegaron al lugar el pasado 28 de noviembre. Primero, observaron tambos y mangueras ocultas entre la maleza.

“Aquí alcanzamos a apreciar lo que son tambos ocultos entre la naturaleza […]. En estos todavía se alcanza a percibir un olor a hidrocarburo […], Caminos, pisadas de estos hombres, aquí podemos apreciar una manguera que ocupan para hacer el trasiego de hidrocarburo”, describió Ocadiz Romero.

En los alrededores, las fuerzas del orden descubrieron una zona de carga y descarga de hidrocarburo robado.

“Aquí es donde las camionetas ingresaban, vehículos de reversa, hasta esta área, y aquí los famosos huachicoleros descargaban el hidrocarburo a los contenedores que tenemos aquí enterrados”, indicó Romero.

Los policías y militares removieron la tierra y encontraron enterrados seis contenedores de mil litros cada uno. Constataron que los huachicoleros escarban las fosas, colocan tablones en las paredes, meten contenedores, tinacos y bidones de distintos tamaños y los tapan con otra tabla de madera.

“Nuevamente los tapan con hule, tablas y les vuelven a echar tierra para que pasen más desapercibidos”, señaló Ocadiz Romero.

La policía de Hidalgo ha asegurado más de 10 fosas clandestinas de huachicol en los últimos 6 meses, principalmente en los municipios de Palo Hueco, Tetepango y Cuatepec, donde inclusive han perfeccionado estos escondites subterráneos con entarimados y tabiques.

"Es la nueva modalidad para pasar más desapercibido el almacenamiento […]. Que denuncien este tipo de actividad, porque más que nada el robo de hidrocarburo lleva a cabo otro tipo de delitos”, advirtió el policía estatal Ocadiz Romero.