Ciudad de México.- Las escuelas y los espacios públicos son los lugares en los cuales los mexicanos experimentan un mayor rechazo, discriminación o violencia por su orientación sexual, informó la Alianza por la Diversidad e Inclusión Laboral (ADIL).

De acuerdo con estudios que presentó la ADIL, en el caso de la familia, cuatro de cada 10 personas entrevistadas dijo que su familia no aceptó la noticia cuando fueron abiertos sobre su orientación sexual, lo cual les ocasionó depresión y pensamientos suicidas.

En el espacio escolar, las investigaciones mostraron que alrededor de 74 por ciento de los gays sufrió algún tipo de bullying, así como 50 por ciento de lesbianas y 66 por ciento de los transexuales, y en muchas ocasiones los obligó a abandonar sus estudios.

En el campo laboral, a 35 por ciento de los encuestados le negaron un empleo a causa de su orientación sexual y 26 por ciento considera que lo han despedido por dicha causa, lo que genera deserción, aislamiento y un bajo rendimiento.

También señalaron que los lugares donde escuchan más mensajes negativos respecto a la orientación sexual es la iglesia, con 85.3 por ciento; seguido de los representantes políticos, con 57 por ciento, y de la familia, con casi 50 por ciento.

Al participar en la ponencia "El estado de la violencia en México y el ecosistema laboral", con motivo del Pride Connection Summit 2016, destacó que a estos espacios le siguen la familia y sitios de trabajo.

Según los representantes de la ADIL, el gobierno mexicano ha realizado diversas medidas para tratar de eliminar la discriminación hacia la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual y Transgénero (LGBTT), pero son las organizaciones civiles las que han demandado esos derechos.

De igual forma, comentaron que derechos como los matrimonios civiles a nivel constitucional, que anunció recientemente el presidente Enrique Peña Nieto, también deben acompañarse de una capacitación adecuada de los funcionarios implicados.

Ello, a fin de permitir una correcta implementación de este tipo de derechos, así como de programas contra el acoso escolar y laboral que generan una mayor conciencia en la sociedad mexicana.

Con información de Notimex