México.- La casa de día Laetus Vitae, dirigida por Samantha Flores, una mujer trans de 87 años, activista LGBT, tiene un año de haber abierto sus puertas, y es el primer espacio para adultos mayores LGBTTI en América Latina.

El padre Vincent C. Shwahn, quien es, junto con Samantha, líder del proyecto cuenta que abrir la casa de día no fue sencillo, primero, porque hallar un lugar en el que pudieran establecerla no fue fácil, debido a que “cuando se enteraron que era un proyecto de la comunidad LGBTTI se echaban para atrás. Todavía hay mucha discriminación, por puros dichos, porque ni siquiera nos conocen”.

Cada martes, jueves y sábados, varios adultos mayores se reúnen para platicar en Laetus Vitae, donde también reciben apoyo psicológico, asistencia en el uso del internet, les dan consultas médicas y tienen un cine club, todo de manera gratuita, pues quienes brindan los servicios trabajan de manera voluntaria.

Los domingos, además, celebran una misa de culto ecuménico, realizada por el padre Vincent C. Shwahn.

La mayoría de ellos -aunque no todos-, pertenecen a la comunidad lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero e intersexual (LGBTTI), y cuentan que llegar a conocerse en Laetus Vitae, una casa de día fundada para el encuentro de adultos mayores de la diversidad sexual, les cambió la vida. Ahora se sienten apoyados y acompañados, y dejaron de sentirse discriminados por su identidad.

El espacio se encuentra en la avenida Xola, en la Ciudad de México.