La Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres propuso a los partidos políticos incluir a las españolas en los programas electorales de los comicios del próximo 26 de junio.

Ese día, el país ibérico celebrará elecciones para renovar las Cortes Generales, el Congreso de los Diputados y el Senado.

La Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres presentó 10 puntos para fomentar la igualdad de cara a los comicios. Las mujeres son el 52 por ciento de la sociedad, pero apenas encabezan las listas electorales.

Para la organización, es imprescindible ocupar un espacio correspondiente en política. Por ello, la Plataforma exigió paridad de género en las listas.

En materia laboral, las condiciones han empeorado especialmente desde la implementación del Real Decreto-Ley 3/2012, que afecta al trabajo de tiempo parcial o con reducciones de jornada, puestos ocupados mayoritariamente por las mujeres.

Además, ellas también sufren despidos porque se les adjudica directamente todo el peso de la conciliación de la vida laboral y familiar. No sólo eso, la reforma no dice ni una palabra de los planes de igualdad que algunas empresas están obligadas por ley a negociar. La Plataforma demandó la derogación de esa legislación que ha empeorado la situación de las españolas.

Respecto a los planes de igualdad, exigió el cumplimiento de la Ley Orgánica 3/2007 que incluye programas de mejora de la empleabilidad de las mujeres; promoción de la igualdad en la negociación colectiva; igualdad y conciliación; planes de igualdad en las empresas; medidas efectivas para prevenir el acoso sexual y el acoso por razón de sexo en el trabajo; apoyo para la implantación voluntaria de planes de igualdad; distintivo empresarial en materia de igualdad, entre otras medidas.

De la misma manera, propuso un plan real y efectivo para la erradicación de la brecha salarial entre mujeres y hombres.

CONTRA LA VIOLENCIA

En cuanto a derechos específicos, la Plataforma rechazó clara y contundentemente la legalización del alquiler del cuerpo de las mujeres y, específicamente, los vientres de alquiler.

También se pronunció por abolir la prostitución. Ya se ha hecho en Suecia, Francia, Irlanda del Norte, Canadá o Islandia, penalizando al “cliente” y arbitrando medidas de inserción social y laboral de las mujeres víctimas de este flagelo. Y es que declaró que la prostitución se debe incluir como otra forma de violencia contra las mujeres

En términos familiares, la Plataforma demandó que la violencia económica incluya el impago de pensiones alimenticias para hijas e hijos, que afectan directamente a la madre. Sobre el régimen de visitas, pidió que se suspenda para los maltratadores. La custodia compartida se realizará si es de mutuo acuerdo, velando por el bienestar del o la menor de edad.

La última propuesta implica a la Iglesia católica. La Plataforma exigió, dada la multiculturalidad en España, un laicismo de lo público, sacando de escuelas, hospitales o cualquier otro centro público los símbolos o ritos religiosos.