México.- Especialistas de la Universidad de Salamanca y de Nuevo León brindarán apoyo emocional a los 2 mil integrantes, entre alumnos, docentes y padres de familia, del Colegio Cervantes de Torreón.

El secretario de Salud de Coahuila, Roberto Bernal, activó el Protocolo Naranja para la atención de estrés postraumático de la comunidad, por lo que suspenderán clases por tres días.

Detalló que Gerardo Cantú Garza, psiquiatra de Nuevo León que atendió a las víctimas del tiroteo del Colegio Americano en 2017 en su estado natal, encabezará los trabajos.

El funcionario indicó que el Colegio Cervantes solo abrirá para estas labores, además de que mantendrán activos los números telefónicos de emergencia y las líneas de vida las 24 horas.

“Buscamos a expertos a escalas nacional e internacional para brindar apoyo emocional a los menores; entramos en comunicación con la Universidad de Salamanca, en España, de la que tomamos lineamientos generales.

“También con el psiquiatra Gerardo Cantú Garza, quien asistió emocionalmente en la tragedia similar de 2017 en Nuevo León”, expresó en conferencia.

El secretario pidió a los medios de comunicación no buscar entrevistas con los menores lesionados, ya que los perjudica de manera emocional.

Cantú Garza comentó que los grupos de trabajo emocional estarán conformados por psicólogos y psiquiatras que estarán atentos a factores como estrés, síndrome postraumático, uso de alcohol y drogas.

Puntualizó que no deben tratar a los alumnos como enfermos, sino darles apoyo emocional debido a que estuvieron sometidos a una situación de estrés.

“La experiencia (en Monterrey) fue buena en el sentido clínico, se pudieron prevenir complicaciones; el Colegio Americano sigue funcionando y en general la sociedad, los niños, están bien. Algunos tienen secuelas médicas lógicas, pero en general están bien.

“La idea es evaluar la situación, proteger los derechos de los niños, de las familias, y atender al personal docente y a quien lo requiera. Vamos a trabajar en grupos”, explicó.

Asimismo, el DIF y la Secretaría de Desarrollo Social locales continuarán con sus protocolos de atención y fortalecerán los programas de ayuda a los afectados.