México.- Beatriz Maldonado fue encarcelada en 2009 en el Reclusorio de Santa Martha Acatitla por el delito de narcomenudeo. Su esposo, quien era adicto, adquirió una deuda muy grande que derivó en constantes amenazas y a que ella tomara la decisión de pagar el adeudo.

Ella se armó de valor y acudió con el proveedor de drogas, a quien le dijo: “yo voy a vender”. Y así lo hizo, a fuera del zaguán de su casa comenzó con la venta. Tres meses le bastaron para saldar la deuda, pero también para ser recluida por cinco años primero en la Ciudad de México y después en Las Islas Marías, relata la organización Ejecutiva de Equis: Justicia para las Mujeres.

La historia de Beatriz es una de las de cientos de mujeres que han pisado la cárcel por cometer delitos relacionados con drogas, la primera causa del encarcelamiento de mujeres en México, explica esta agrupación que ha lanzado una campaña denominada #LiberarlasEsJusticia, la cual busca que se libere a las mujeres que están presas por delitos como el narcomenudeo.

En entrevista con Expansión Política, Ana Pecova, directora Ejecutiva de Equis: Justicia para las Mujeres, explica que 9 de cada 10 mujeres que están en prisión por esos delitos nunca habían pisado la cárcel.

Pecova detalla que la iniciativa de Ley de Amnistía presentada el pasado 15 de septiembre por el presidente Andrés Manuel López Obrador podría beneficiar a las más de 3,000 mujeres que están en prisión por estos ilícitos siempre y cuando se modifique su contenido.

Ella aclara que la mayoría de los casos son catalogados como narcotráfico, por lo que si la iniciativa se aprueba en los términos en los que fue presentada, solo podrían ser beneficiadas 700 mujeres.

“Por delitos contra la salud hay más de 3 mil mujeres en prisión, pero esta iniciativa de ley no abarca a todas las mujeres, sino solo toma en cuenta posesión y cultivo, entonces por estos delitos podrían ser unas 700”, explica Pecova.