México.- Desde 2006 hay en México 37 mil 443 cadáveres sobre los cuales no hay claridad de su identidad y presentan severas dudas en la ejecución de la necropsia y en el certificado de defunción.

Entre este universo, hay 8 mil 116 cuerpos sin identificar "apilados" en los 263 anfiteatros del país, que presentan una sobreocupación de 2 mil 945 cadáveres, según han confirmado las propias autoridades nacionales.

La emergencia forense que representan unos 40 mil desaparecidos acumulados la última década obliga a México a replantearse la estrategia para combatir el alto número de desaparecidos en el país.

"Hay que replantear el rumbo y hay que concretar una política que nos garantice el trato digno y la identificación del cuerpo que se encuentran en los servicios forenses y fosas comunes e incluso en las fosas clandestinas", dijo este lunes el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas, durante la presentación de los avances del Sistema Nacional de Búsqueda, que se reinstaló el pasado 24 de marzo.

Al presentar el informe, en el que estuvo presente el presidente Andrés Manuel López Obrador, Encinas calificó de "muy severa" la emergencia forense en México y anunció nuevos institutos forenses y 15 cementerios en nueve estados del país.

Los institutos regionales estarán en Coahuila, Nuevo León, Sonora, Baja California Sur, Sinaloa y Veracruz. Mientras que los cementerios se repartirán de la siguiente manera: 3 en Veracruz, 3 en Sinaloa, 2 en Jalisco, 2 en Guerrero, y uno en Michoacán, Baja California, Colima, Nayarit y Tamaulipas.

Encinas dijo que el objetivo del replanteamiento "es evitar que se siga acumulando el rezago" y resolver la atención de los casos del día a día, los casos que están en espera y la atención de las fosas clandestinas.

Aseguró que se debe reorientar el trabajo forense con protocolos homologados que den prioridad a la identificación con equipos multidisciplinarios y con el material que permita la identificación dactilar, biométrica y genética.

Señaló que se ha detectado falta de infraestructura para el desarrollo de prueba de identificación de personas, escasez de personal especializado en los servicios forenses y falta de recursos para la operación efectiva de todas las especialidades forenses. Además de la falta de criterios homologados para la conservación y tratamiento de los cadáveres y el desconocimiento de la normatividad en la materia y la insuficiencia de cementerios forenses en el país.

Sobre las fosas clandestinas se señaló que entre 2006 y 2018, se registraron 2 mil 190 de las cuales se exhumaron 3 mil 169 cadáveres, y que en lo que va este año se han localizado 426 fosas clandestinas, de las cuales se exhumaron 529 cadáveres.