México.- Un informe del Centro Internacional para el Estudio del Extremismo Violento (ICSVE, por sus siglas en inglés) reveló que miembros del Estado Islámico quisieron infiltrarse a Estados Unidos por la frontera con México y boicotear el sistema financiero del país norteamericano.

El excombatiente del ISIS, Abu Henricki, declaró al ICSVE que en 2016 fue contactado en Siria por “Emni”, una unidad de Inteligencia del Estado Islámico, para que se uniera a otros miembros trinitarios para ingresar al territorio estadounidense.

“Iban a trasladarme al lado mexicano [de la frontera sur de EE.UU] desde Puerto Rico. El autor intelectual del plan era un hombre en EE.UU […], alguien del estado de Nueva Jersey”, se lee en el reporte elaborado por organismo independiente con sede en Brooklyn.

Henricki dijo que el objetivo era “atacar el sistema financiero” aunque no supo más detalles de la conspiración planeada por ISIS. “Básicamente es que querían hacer ataques financieros. Ataques financieros para paralizar la economía (de Estados Unidos)”, precisó.

El excombatiente precisa que los infiltrados serían occidentales, muchos de ellos trinitarios, pero ya murieron.

“Creo que murieron. Creo que también se negaron. Todavía estaban alrededor (dentro del Califato), a fines de 2017, y luego fueron asesinados, golpeados por ataques aéreos”, detalló al momento de confirmar que él vio los cuerpos y asistió a muchos de los sepelios de los combatientes.

“Querían usar a estas personas (para atacar dentro de EE.UU) Porque eran de estas áreas (es decir, de habla norteamericana e inglesa)”, agregó. Henricki conoció a algunos ciudadanos estadounidenses dentro del Estado Islámico.

“Había un bengalí estadounidense, Abu Adam. Dos primos. Eran de Nueva York. Uno era estadounidense, pero de origen turco: Abu Ilias. Él era de Texas”, recordó.

“No sé dónde terminaría. Tenga en cuenta que no estaba dispuesto a hacerlo”, agregó el hombre que fue capturado por las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF).

“Me negué a hacerlo. Es por eso que también me encerraron en (ISIS) prisión y me torturaron”, añadió.

Durante años el grupo terrorista Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL, en inglés, o más comúnmente conocido como ISIS) acaparó la atención del mundo por sus rápidas conquistas, su voluntad de fundar un estado nuevo en Medio Oriente y su brutalidad sin precedentes, unida a cierto gusto por la comunicación masiva de sus acciones a través de su agencia Amaq.

También, porque se las arregló para superar las fronteras de su llamado “califato” en Siria e Irak y lanzar sangrientos ataques terroristas en Europa y el resto del mundo, eclipsando incluso a Al Qaeda.

En su momento de mayor expansión, en 2014, el ISIS llegó a controlar un territorio de 100.000 kilómetros cuadrados habitado por 12 millones de personas dentro de las fronteras de Siria e Irak, de acuerdo a estimaciones de la corporación RAND. Un espacio más grande y más poblado que Irlanda o Austria, sólo para dar un ejemplo.