Bertoldo Martínez Cruz, dirigente del Frente de Organizaciones Democráticas del Estado de Guerrero (FODEG) advirtió que en Guerrero se pueda dar un estallido social sino se detienen las desapariciones forzadas, los homicidios y los desplazamientos provocados por la violencia.

“El gobierno sabe que el pueblo no permitirá que se le siga golpeando”, dijo el líder social.

Esta mañana en la plaza cívica Primer Congreso de Anáhuac se organizó Encuentro nacional por la libertad de los presos políticos y el terrorismo de Estado.

En el foro se demandó la liberación de todos los presos políticos y se denunció la represión que ejerce el Estado contra quienes defienden sus derechos.

El encuentro fue organizado por integrantes del Movimiento Popular Guerrerense (MPG) como la Unión Popular de Vendedores y Ambulantes del estado de Puebla; el Frente Popular Francisco Villa; el Partido Comunista de México y la Casa de Justicia La Patria es Primero de Tixtla,  de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias Policía Comunitaria (CRAC-PC). El foro durará hasta este domingo.

Entrevistado en uno de los recesos del foro, Martínez Cruz advirtió que si en el país no se detienen las desapariciones, los asesinatos se podrá dar un estallido social en Guerrero, que es una de las entidad más violentas.

Explicó que las condiciones del país (pobreza, desempleo, desigualdad y la violencia desatada) podría llevar a un estallido social en varias partes del país porque ya están dadas las condiciones.

Lamentó que a los presos políticos de la Policía Comunitaria, encarcelados desde hace casi tres años, los hayan juzgado peor que a los verdaderos delincuentes.

Estos son los 13 policías comunitarios encarcelados: Bernardino García Francisco, Ángel García García, Eleuterio García Carmen, Abad Francisco Ambrosio, Florentino García Castro, Benito Morales Bustos, Rafael García Guadalupe, José Leobardo Maximino y Antonio Cano Morales, integrantes de la Policía Comunitaria de El Paraíso, recluidos en el penal de Acapulco.

Samuel Ramírez Gálvez y Gonzalo Molina González recluidos en el penal de Chilpancingo. Arturo Campos Herrera, consejero de la Policía Comunitaria de Ayutla, recluido en el “Altiplano”, cárcel de máxima seguridad del Estado de México. Y Nestora Salgado García encarcelada en el penal de San Marta Acatitla, en la Ciudad de México.