México.- En 2007 se creó el programa de Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras y desde entonces, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha señalado que hay deficiencias en la operación del plan social en varios informes.

Entre las anomalías están la falta de personal capacitado, carencias en instalaciones y mobiliario, así como irregularidades en la comprobación de los recursos que se les han otorgado.

Así lo publica Reforma, que presenta un ejemplo: en los resultados de la revisión de la Cuenta Pública de 2012, la ASF documentó que el programa operó con diferencias en su presupuesto. En tanto, las instalaciones en varias estancias en Tlaxcala no cumplían la seguridad adecuada.

En tanto, en 2014, se indicó que centros infantiles de Jalisco no acreditaron el ejercicio de los recursos otorgados. En tanto, en cinco casos se dijo que encargados del programa en la delegación de la entonces Secretaría de Desarrollo Social "solicitaban dinero a los representantes para realizarles trámites o agilizarlos".

La serie de anomalías se extienden por varios años, siendo en las estancias infantiles del Estado de México y Ciudad de México donde se registraron las mayores irregularidades.

La ASF sugirió a las autoridades a focalizar los esfuerzos en la población que más lo requiere y que se evalúe el efecto del programa en el acceso y permanencia de las madres, padres y tutores en el mercado laboral y en la escuela, así como el mejoramiento de sus condiciones socioeconómicas, como resultado de tener a los menores en las estancias infantiles.