Los arquitectos Yitan Sun y Jianshi Wu propusieron un proyecto que plantea hundir 30 metros el Central Park de Nueva York y descubrir las rocas originales, con las que surgiría un nuevo parque, con lagos y montañas.

Central Park_600x400

Además, dicho proyecto incluye construir un “muro” perimetral que formaría enormes “espejos”, para dar una sensación de bosque interminable. Sin embargo, estos muros serían en realidad una megasestructura híbrida, una especie de rascacielos horizontal con capacidad para infinidad de viviendas con vistas al parque y acceso directo.

"Queremos traer de vuelta a la verdadera naturaleza y las oportunidades de descubrir un rascacielos futuro de esta manera”, plantearon los creadores del proyecto.

El proyecto ya ganó un concurso de la revista eVolo Magazine, entre 489 propuestas recibidas de arquitectos, estudiantes, ingenieros, diseñadores y artistas de todo el mundo.

"Se nos ocurrió la idea de que devuelve el parque a su estado natural, cuando Manhattan vez se parecía más a esto: un paisaje accidentado lecho rocoso sembrado", dijeron los diseñadores, recientemente graduados de la Escuela de Diseño de Rhode Island.

"La ambición es invertir la relación tradicional entre el paisaje y la arquitectura, de manera que cada espacio ocupable tenga una conexión directa con la naturaleza", expresaron.