La activista indígena y exdirigente de la policía comunitaria en Olinalá, Guerrero, Nestora Salgado inició una petición en línea – a través del sitio Avaaz.org - para solicitar a las autoridades correspondientes que procedan con su liberación.

En la petición, la activista escribe:

“Les escribo desde la cárcel, donde estoy detenida desde hace 30 meses, por un supuesto secuestro que nunca ocurrió. Yo, como muchos prisioneros políticos del país, estoy encerrada por luchar por la paz y por la justicia, este sí es un verdadero secuestro”.

Asimismo, asegura que al gobierno “no le gustaba lo que hacíamos, mucho menos cuando empezamos a denunciar a funcionarios públicos y autoridades por cometer delitos, muchas veces involucrados con el crimen organizado”.

La detención de la defensora se realizó tras un operativo integrado por miembros del Ejército Mexicano, la Marina, la Policía Estatal y Policía Municipal de Olinalá, sin que se le mostrara orden judicial de detención emitida por alguna autoridad competente, ni se le informara de las razones de su detención.

Nestora fue detenida junto con otros 30 integrantes de la CRAC-PC, bajo los cargos de secuestro y delincuencia organizada.

El argumento de los comunitarios es que dichos cargos se originan de acciones que realizaron en consonancia con las atribuciones y deberes de la policía comunitaria.

A 30 meses de su detención se mantienen los esfuerzos para liberar a Nestora Salgado, que continúa presa a pesar de que instancias internacionales hayan señalado que su detención fue ilegal y arbitraria.

Dicha petición es una entre varias acciones que se han tomado para exigir la puesta en libertad de la defensora y para visibilizar los atropellos y arbitrariedades que se han cometido en su contra desde el 21 de agosto de 2013, día de su detención.

Con información de Global Voices