Ciudad de México.- Un oso negro que fue fotografiado colocando sus patas sobre excursionistas e inspeccionándolas en el norte de México está recibiendo apoyo de una campaña en línea que se opone a los planes de las autoridades de utilizar trampas no letales para capturarlo y reubicarlo.

El oso adquirió fama esta semana después de que una mujer publicó una foto en la que el animal parece colocar su hocico sobre el hombro de ella y mira a la cámara, como si estuviera posando para una selfie. El oso era un poco más alto que la mujer, que realizaba una caminata junto con otras mujeres. También se publicó un video del encuentro del grupo con el animal.

Activistas por los derechos de los animales destacaron que ninguna de las excursionistas que aparecen en las “selfies del oso” portaban mascarillas, cuyo uso es requerido en muchos lugares públicos para protegerse del nuevo coronavirus. Algunos insinuaron que las excursionistas, no el oso, eran el origen del problema, y un meme en internet mostraba una foto de un oso y la frase: “Quédate en casa para que no me reubiquen de mi hogar”.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) indicó este viernes que había colocado varias trampas para el oso, y agregó que el animal ya había sido reubicado antes y aparentemente buscaba comida. El oso ha aparecido en los senderos para excursionismo en el Parque Ecológico Chipinque, en las afueras de la ciudad norteña de Monterrey.

Un oso de tamaño similar, posiblemente el mismo, fue visto posteriormente olisqueando y tocando las piernas de una mujer que caminaba por la calle en un suburbio cercano. Ambos incidentes concluyeron sin violencia después de que las dos mujeres permanecieron inmóviles y se alejaron caminando silenciosamente.

Una petición en Change.org ha recibido más de 135 mil firmas para oponerse a que el oso sea reubicado fuera del parque o en un zoológico.

“El oso se encontraba en su hábitat, pedimos que sea reubicado dentro del mismo, no terminar con su libertad encerrándolo en un zoológico”, afirma la petición.

La Profepa indicó que no planea llevarse al oso a un zoológico, pero sí señaló que el animal había reincidido en esta conducta y sería trasladado a otra área, aunque se desconoce si será en el mismo municipio o en otra parte.