Jojutla, Morelos. Uno de los requisitos para ingresar al plantel 223 del Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios (CBTIS), en Jojutla, Morelos, es la aplicación de un examen antidoping.

Ante un alto índice de consumo de drogas detectado por el personal administrativo de esta escuela, padres de familia y maestros acordaron solicitar a los alumnos de nuevo ingreso esta prueba.

“Estamos trabajando en aplicar una prueba de antidoping a todos nuestros chicos de nuevo ingreso”, dijo Patricia Manjarrez, subdirectora académica del CBTIS 223. “Sabemos que la zona es una zona de alto consumo, entonces preocupados por esto, por el alto índice de deserción que estamos teniendo a nivel nacional, vemos que es uno de los posibles focos de atención.

“Como institución, preocupados por eso, presentamos esta iniciativa a los padres de familia desde el año pasado, se les reúne a todos, se les da una charla de bienvenida y se les convoca a todos y se les da esta opción de trabajar con un laboratorio para hacer una prueba y con aceptación por parte de ellos esta prueba se hace para que haya aceptación, los padres dan su autorización por escrito y ellos ya nos permiten que haya un laboratorio que les realice la prueba”.

Y no se equivocaron, pues en la primera aplicación de los exámenes, de 400 alumnos de nuevo ingreso, un 18 por ciento dio positivo al consumo de alguna droga.

“Tuvimos alto índice de chicos positivos, estamos hablando de que nos ingresan 400 alumnos, tuvimos entre un 18, 20 por ciento de casos positivos”, dijo la subdirectora.

Sin embargo el consumo de drogas no es motivo de expulsión del plantel.

Los estudiantes cuyo examen resulta positivo son canalizados con personal de la Secretaría de Salud del Gobierno del estado para que atiendan, junto con sus padres, el problema de adicción.

“No es una prueba para que expulsemos estudiantes, para que rechacemos estudiantes, al contrario, lo que nosotros queremos hacer, un alto porcentaje de estos chicos que tienen consumo de alguna sustancia, los papás lo desconocen, entonces lo que nosotros hacemos de primera instancia al ser positiva su prueba, hacemos obligatoria la presencia del papá para darle el resultado y por lo tanto pedimos apoyo a la Secretaría de Salud, a Salud del Adolescente, para que nos puedan  ayudar a brindarles asesoría de acuerdo a la situación de que se trate”, explicó Patricia Manjarrez.

Los alumnos que hace un año dieron positivo al consumo de alguna sustancia ilegal, en este periodo de reinscripciones nuevamente deben someterse a análisis.

Este año el porcentaje de estudiantes de nuevo ingreso que consumen alguna droga se redujo.

“De hecho tenemos menor índice hasta este momento, probablemente un 10 por ciento, todavía estamos en el proceso de inscripciones y apenas nos están entregando resultados.

“Ha repercutido en el sentido de que considero que es una escuela tranquila, el ambiente es favorable, tanto para los estudiantes, como para nosotros los docentes, considero que es una escuela segura y pues esto a toda la población nos hace sentirnos en un ambiente agradable”, expresó la subdirectora.

Respaldan padres de familia y alumnos la medida.

Los padres de familia y estudiantes del Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios (CBTIS), en Jojutla, Morelos, apoyan la medida de solicitar un examen antidoping a los alumnos de nuevo ingreso y a quienes hace un año dieron positivo.

Annabel, madre de un alumno de nuevo ingreso, dijo que es una decisión positiva.

“Está bien pues para que estén seguros de que vienen puros niños de bien y que no anden metiéndose drogas. Está bien porque deben de checarlos para que así no haya mal ejemplo”, dijo.

Para Ascensión Cruz, papá de otro alumno de nuevo ingreso, la medida ayuda a combatir la violencia.

“Excelente de que se hayan puesto a pensar en preguntar eso, en exigir eso porque ahora ya los chamacos de esa edad son adictos a alguna otra cosa y si no son, los hacen, y ahí está el problema, por eso ahora según he oído en las noticias ha habido tanto asesinato. No, no me opongo porque es necesario para mí, quien sabe para los demás”, expresó.

Nelson Toledo Moya y Eduardo Cruz Ocampo, estudiantes de Quinto Semestre, aprueban la medida pues aseguran es por la salud de los alumnos.

“Estoy de acuerdo porque los chavos que consumen drogas pues los ayudan a salir de eso y para que estén bien de salud, básicamente. Está bien porque si los expulsan es como si siguen en eso, no los ayuda a salir, y pues está bien que los orienten”, dijo Nelson.

“Así ayudan a los demás compañeros a evitar que sigan consumiendo todo tipo de drogas y pues para que los ayuden a salir adelante de diferentes formas”, agregó Eduardo.