Chilpancingo.- El Centro Regional de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón manifestó que la estrategia de seguridad implementada hoy por el Grupo de Coordinación Guerrero en Chilapa, es insuficiente para resolver el problema de violencia que existe en ese municipio y se reanuden las clases en las escuelas que permanecen cerradas.

A través de un comunicado, el organismo de derechos humanos expresó que mientras no se erradique la corrupción de las instituciones, ningún operativo funcionará.

Recordó que desde enero del año pasado se han aplicado diferentes operativos en Chilapa, varios de estos con la participación del gobierno federal, pero a la fecha “ninguno” ha mostrado resultados positivos en el combate a la violencia.

“Los índices de violencia han incrementado en este último año y pese a la fuerte presencia militar en Chilapa y Zitlala, no hay un informe que indique que se está avanzando, desarticulando a los grupos de la delincuencia organizada, a cuántas personas han detenido y procesado, o sobre los avances en las investigaciones de personas desaparecidas o ejecutadas, mucho menos con el caso de las familias desplazadas”.

El Centro Morelos expresó que la presencia del Ejército en esa zona del estado no ha dado resultados, pues en casi dos años “de militarización”, siguen ocurriendo desapariciones forzadas y hechos delictivos a escasos metros de donde se colocan los retenes de seguridad de las fuerzas castrenses.

Como ejemplo, refirió el asesinato del ex dirigente del PRD y luchador social, Ranferi Hernández Acevedo, quien fue ejecutado e incinerado junto a su esposa Lucía Hernández, su suegra y su chofer.

Criticó que el Ejército no trabaje de manera coordinada con la Fiscalía General del Estado (FGE), pues no pone a disposición del Ministerio Público a los responsables de los delitos que se cometen en ese municipio.

“Nuevamente el anuncio y puesta en marcha de este operativo es mas de impacto mediático que efectivo, pues el principal problema es la corrupción que ha permeado las estructuras gubernamentales y, mientras no haya una estrategia para terminar con la corrupción, la impunidad se mantendrá, aunque llenen de militares y policías la región”.

Afirmó que esta estrategia no emanó de consultas a la sociedad y no incluye medidas preventivas para evitar que, por la pobreza y falta de oportunidades, más personas se incorporen a los grupos de la delincuencia.

Finalmente el Centro Morelos llamó al gobernador, Héctor Astudillo Flores a tomar con seriedad los informes y diagnósticos de organismos civiles que ubican a su administración en los últimos lugares en materia de seguridad y en primer lugar en cuanto a la impunidad e ineficiencia en materia de justicia.