#Ciencia y tecnología

Estudiante desarrolla nuevo material plástico biodegradable

Detalló que este proyecto tienen como finalidad desarrollar un material biodegradable elaborado con poli (ácido láctico) y nanocristales de celulosa para aplicaciones de embalaje.

Por Redacción, 2018-01-09 12:04

Mérida, Notimex.– Soledad Cecilia Pech Cohuo, estudiante del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), trabaja en la generación de un material biodegradable que sustituiría a las películas de plástico convencional con la visión de reducir el daño que tiene el consumo de plástico en el medioambiente.

La estudiante del doctorado en Ciencias de Materiales Poliméricos del CICY, expuso en entrevista que este trabajo lo realiza con la asesoría de Jorge Alonso Uribe Calderón, investigador de la Unidad de Materiales y el director de esta unidad, Gonzalo Canché Escamilla.

Además de la cooperación de investigadores de la Universidad Laval de Québec, la Universidad de Guadalajara y el propio CICY.

Detalló que este proyecto tienen como finalidad desarrollar un material biodegradable elaborado con poli (ácido láctico) y nanocristales de celulosa para aplicaciones de embalaje.

“Normalmente las bolsas convencionales se hacen con polímeros que tardan cientos de años en degradarse, entonces esta investigación está enfocada en hacer un material biodegradable y con la misma resistencia de las películas convencionales”, comentó.

Explicó que este nuevo material que se desarrolla en el CICY se fabrica con poli (ácido láctico), un polímero 100 por ciento biodegradable —que presenta desventajas al momento de su procesamiento— por lo que se propuso añadir nanocristales de celulosa (particulas tamaño nanométrico) con el fin de mejorar el manejo del material.

Pech Cohuo indicó que los nanocristales de celulosa se obtienen de los desechos de agave tequilana, planta usada para producir el tequila, ya que esta industria desecha anualmente cuatro mil toneladas de este residuo por incineración, en tiraderos a cielo abierto, o se entierra.

“En el CICY se aprovecha este desecho obteniendo los nanocristales de celulosa para incorporarlos a un polímero y fabricar un material con propiedades mejoradas”, añadió Pech Cohuo.

La alumna de doctorado del CICY detalló que en el laboratorio del Parque Científico y Tecnológico de Yucatán ya se produce este material, a nivel piloto, con este proyecto se plantea generar películas para el embalaje de alimentos y bolsas de plástico, y así atender la problemática ambiental y aprovechar los desechos de la industria tequilera, que también ocasionan contaminación.

La estudiante del doctorado en Ciencias de Materiales Poliméricos del CICY, expuso en entrevista que este trabajo lo realiza con la asesoría de Jorge Alonso Uribe Calderón, investigador de la Unidad de Materiales y el director de esta unidad, Gonzalo Canché Escamilla.

Además de la cooperación de investigadores de la Universidad Laval de Québec, la Universidad de Guadalajara y el propio CICY.

Detalló que este proyecto tienen como finalidad desarrollar un material biodegradable elaborado con poli (ácido láctico) y nanocristales de celulosa para aplicaciones de embalaje.

“Normalmente las bolsas convencionales se hacen con polímeros que tardan cientos de años en degradarse, entonces esta investigación está enfocada en hacer un material biodegradable y con la misma resistencia de las películas convencionales”, comentó.

Explicó que este nuevo material que se desarrolla en el CICY se fabrica con poli (ácido láctico), un polímero 100 por ciento biodegradable —que presenta desventajas al momento de su procesamiento— por lo que se propuso añadir nanocristales de celulosa (particulas tamaño nanométrico) con el fin de mejorar el manejo del material.

Pech Cohuo indicó que los nanocristales de celulosa se obtienen de los desechos de agave tequilana, planta usada para producir el tequila, ya que esta industria desecha anualmente cuatro mil toneladas de este residuo por incineración, en tiraderos a cielo abierto, o se entierra.

“En el CICY se aprovecha este desecho obteniendo los nanocristales de celulosa para incorporarlos a un polímero y fabricar un material con propiedades mejoradas”, añadió Pech Cohuo.

La alumna de doctorado del CICY detalló que en el laboratorio del Parque Científico y Tecnológico de Yucatán ya se produce este material, a nivel piloto, con este proyecto se plantea generar películas para el embalaje de alimentos y bolsas de plástico, y así atender la problemática ambiental y aprovechar los desechos de la industria tequilera, que también ocasionan contaminación.

#Ciencia y tecnología

Crean combustible limpio a partir de agua contaminada

Gimfi, que en lengua otomí significa “agua sucia”, tiene un filtro con capas de algodón, arena, carbón, mármol, grava y tezontle, cuya función es retener sólidos de gran tamaño y partículas orgánicas.

Por Redacción, 2018-08-15 12:02

México, (Notimex).- Dos estudiantes de Ingeniería Química Industrial del Instituto Politécnico Nacional (IPN) desarrollaron un prototipo compuesto por un purificador y un electrolizador, para aprovechar los efluentes de aguas negras y ríos contaminados para producir combustible limpio.

El mecanismo puede ser fijo o portátil y sería utilizado en las zonas de alta marginación del país, informó el IPN en un comunicado.

Gimfi, que en lengua otomí significa “agua sucia”, tiene un filtro con capas de algodón, arena, carbón, mármol, grava y tezontle, cuya función es retener sólidos de gran tamaño y partículas orgánicas.

Asimismo, sirve para eliminar malos olores y colores, resaltaron las creadoras del proyecto, Jeimmie Gabriela Espino Ramírez y Lisset Dayanira Neri Pérez.

Con la asesoría del profesor e investigador Martín Daniel Trejo Valdez, las alumnas buscan que la generación de hidrógeno sea funcional, es decir, que en lugar de almacenarlo sea utilizado para alimentar estufas y hornillas.

#Ciencia y tecnología

Compuesto de sargazo puede ser útil en procedimientos quirúrgicos

Es totalmente rentable recolectar sargazo y llevarlo a una planta procesadora de alginato, un polisacárido con propiedades espesantes y formador de geles, dijo un experto en el tema.

Por Redacción, 2018-08-15 11:50

México, (Notimex).- Además del desarrollo de productos en las industrias farmacéutica y alimentaria, el sargazo en el Caribe mexicano contiene un compuesto con actividad anticoagulante que se puede usar durante procedimientos quirúrgicos, aseguró Gustavo Hernández Carmona, especialista en biotecnología marina.

En entrevista, el experto adscrito al departamento de Desarrollo de Tecnologías del Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas (Cicimar) del Instituto Politécnico Nacional (IPN) señaló que es totalmente rentable recolectar sargazo y llevarlo a una planta procesadora de alginato, un polisacárido con propiedades espesantes y formador de geles.

“Hay muchos precios que se manejan dependiendo la pureza, pero ahorita el alginato tiene un valor aproximadamente de 10 dólares por kilo, y si se multiplica por todas las toneladas que se están varando sería provechoso”, comentó Hernández Carmona, quien es fundador de una planta piloto para la producción de alginatos en el Cicimar en La Paz, Baja California Sur.

Explicó que dicha planta fue diseñada originalmente para el procesamiento de algas marinas existentes en la zona Pacífico Norte de la Península de Baja California, pero también se podría utilizar para el sargazo en la zona del Caribe.

Sin embargo, el especialista lamentó la falta de equipo y recursos suficientes para combatir el problema del arribo masivo de esa alga.

“La planta piloto es experimental para probar procesos y hacer análisis de las reacciones que ocurren en el procesamiento. Tuvo un costo de 80 mil dólares y calculo que una planta industrial capaz de procesar todo el sargazo tendría un valor de dos millones de dólares”, mencionó.

En términos muy generales, el proceso consiste en secar y procesar las algas con un ácido muy suave, después se pasan a un tratamiento alcalino con carbonato de sodio. La idea es elevar el potencial de hidrógeno (pH) de la solución hasta un nivel de 10 y 11.

A partir de ello, abundó, se forma una pasta muy espesa que se debe filtrar para quitar las partículas de alga, pues el alginato, producto que se obtiene, ya está en la solución. Una vez que se ha filtrado se hace una reacción de precipitación que implica combinar esa solución con cloruro de calcio.

Al contacto, las partículas de alginato se vuelven fibrosas, se tratan con ácido y finalmente con carbonato de sodio para tener un alginato de pH neutro (7), agregó Gustavo Hernández.

#Ciencia y tecnología

Hallan en selva de Perú una nueva especie de orquídea

La orquídea es del género Andinia sp. y fue “hallada en el sector conocido como ‘Garganta de la Bella Durmiente’, en el mismo corazón del área natural protegida del Parque Nacional Tingo María.

Por Redacción, 2018-08-15 11:09

México.-Un grupo de botánicos peruanos descubrieron una nueva especie de orquídea en la selva central de Perú, informó este martes el estatal Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp).

“La nueva especie de orquídea fue recientemente descubierta en el Parque Nacional Tingo María”, en la región de Huánuco, señaló en un comunicado el Sernanp.

La orquídea es del género Andinia sp. y fue “hallada en el sector conocido como ‘Garganta de la Bella Durmiente’, en el mismo corazón del área natural protegida del Parque Nacional Tingo María”, agregó la nota.

Este tipo de orquídea ha sido denominada como “Andinia tingomariana” por el Departamento de Organismos Biológicos y Ecológicos de Colorado-Estados Unidos, en honor al área natural protegida donde fue hallada por primera vez.

“Este tipo de hallazgo pone en valor al patrimonio natural del país y demuestra el buen estado de conservación del parque”, dijo Lorenzo Flores, jefe del Parque Nacional Tingo María al diario El Comercio.

La investigación denominada “Estudio de la diversidad de la familia orchidaceae en el Parque Nacional Tingo María” se desarrolló en el marco del Programa de Guardaparques Voluntarios 2017 que realizó el Sernanp.

Durante el estudio se identificaron, además, otras tres especies de orquídeas: la Epidendrum nanum y la Acianthera rubroviridis. La última no se ha podido determinar aún si se trata de una nueva especie o una ya registrada.

Unas 240 especies de orquídeas existen en el Parque Nacional Tingo María, creado en 1965 para proteger la cadena de montañas que da origen a la Bella Durmiente.