Casi 100 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, así como padres de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala, el pasado septiembre, tomaron el control de la caseta de peaje de Palo Blanco, dando paso libre a los automovilistas sin que se cobre el peaje.

En el lugar, ya hay presencia de policías federales antimotines, quienes hasta el momento no han implementado ninguna acción ni diálogo con los manifestantes, y permanecen a unos 200 metros del lugar.

Entre las demandas, se encuentra la cancelación de las elecciones del próximo 7 de junio, ya que dicen, el estado ha permitido la impunidad del crimen organizado que, aseguran, ha permeado en la clase política.

De acuerdo a informes, los estudiantes y los padres arribaron alrededor de las 8 de la mañana, en tres autobuses de la empresa Costaline (con números 2500, 2001 y 2030) y uno de Estrella de Oro (con número 8413), procedentes del municipio de Tixtla.

Al llegar a la caseta de Palo Blanco, en la autopista Del Sol, los estudiantes bajaron de los autobuses y tomaron el control de las casetas de peaje. Posteriormente, permitieron el paso libre a los conductores, sin que se les cobrara el peaje.