México.- La empresa brasileña-mexicana  EtilenoXXI, filial de la brasileña Braskem -perteneciente al gigante Odebrecht- fue utilizada como receptora y luego como “catapulta” para enviar de miles de millones de dólares, pesos y divisas europeas a 19 países.

Un análisis que realizó la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) le dio las bases para presentar ante la Fiscalía General de la República (FGR) dos denuncias contra los presuntos implicados en el caso Odebrecht.

Este análisis permitió a la UIF, que dirige Santiago Nieto Castillo, reconstruir el entramado de corrupción que envuelve a expresidentes y directivos de Pemex, en particular a Emilio Lozoya Austin. En el mapeo de las transacciones destacan los montos de las transferencias hechas a 19 países y a varias empresas fantasma, empresas fachada y a otras ubicadas en paraísos fiscales.

El mapeo contiene números de cuentas, bancos, y los nombres de empresas que Odebrecht creó en Brasil y el extranjero –México incluido- para el pago de sobornos en otros países.

Gracias a estos elementos, la UIF pudo reconstruir los millonarios movimientos financieros para documentar sus denuncias ante la FGR. Hasta ahora ha armado dos carpetas, pero aún falta la elaboración de una más.

Los probables delitos son corrupción e enriquecimiento ilícito y/o defraudación fiscal; en el caso de Lozoya es por enriquecimiento ilícito.

El gigante de la construcción brasileño Odebrecht está en el centro de la trama ya que distribuyó el pago de sobornos a gobiernos, funcionarios, empresarios y empresas de diversos países mediante tres vías: empresas fachadas y fantasma; Altos Hornos de México S.A, (AHMSA); y la empresa Etileno XI, creada por la brasileña Braskem en asociación con la mexicana Idesa S.A.

En la segunda vía usada por Odebrecht destaca Altos Hornos de México, Sociedad Anónima (AHMSA), la cual envió dinero a Emilio Lozoya Austin por dos conductos, según la UIF, por medio de Constructora Norberto Odebrecht, que canalizó a Tochos Holding Limited. Ésta empresa distribuyó el dinero para la compra de las casas de Lozoya -entonces director de Pemex-. Asimismo AHMSA mandó dinero a Grangemounth Trading Company, que a su vez lo redireccionó a Zacapan S.A., también presuntamente ligada a Lozoya.