Los estadunidenses podrán realizar desde este miércoles viajes a Cuba con fines educativos bajo cambios en el Reglamento de Control de Activos Cubanos (CACR), anunciados hoy por la Casa Blanca, como parte de los esfuerzos para la normalización de relaciones entre ambas naciones.

El anuncio hecho por el Departamento del Tesoro se produjo a menos de una semana de que el presidente Barack Obama realice su histórico viaje a Cuba, más de un año después de que él y el presidente cubano Raúl Castro anunciaron el restablecimiento de relaciones entre los otrora rivales de la Guerra Fría.

“Los pasos de hoy se apoyan en las acciones llevadas a cabo en los últimos 15 meses, mientras continuamos derribando las barreras económicas, empoderando al pueblo cubano y fomentando sus libertades financieras, y trazando un nuevo curso en la relación entre Estados Unidos y Cuba”, dijo el Secretario del Tesoro, Jack Lew.

En adición a las modificaciones de viajes, la administración Obama ampliara el rango de las operaciones bancarias y financieras entre ambos países, y permitirá que ciudadanos cubanos no inmigrantes sean contratados y ganen salarios en Estados Unidos.

“Estos pasos no solo expanden oportunidades para el compromiso económico entre el pueblo cubano y la comunidad empresarial estadunidense, sino también mejorara la vida de millones de ciudadanos de Cuba”, dijo por su parte la Secretaria de Comercio, Penny Pritzker.

Bajo los cambios anunciados este martes, los estadunidenses podrán realizar viajes educativos individuales a Cuba que fomenten el contacto personal entre los dos pueblos, y sujeto al cumplimiento de varios requerimientos.

Anteriormente, la licencia general para autorizar los viajes educacionales requería que estos se llevaran a cabo bajo el patrocinio de una organización sujeta a jurisdicción estadunidense y requería que estos viajeros fueran acompañados por un representante de la organización patrocinadora.

El Departamento del Tesoro indicó que este cambio busca hacer más accesibles y menos costosos los viajes educativos para los estadunidenses, además de ampliar las oportunidades para establecer relaciones directas entre los cubanos y los ciudadanos de Estados Unidos.

Igualmente se autorizará a bancos estadunidenses a procesar transacciones que tengan un interés en Cuba o un ciudadano cubano, desde un banco fuera de Estados Unidos y canalizada a través de instituciones financieras estadunidenses antes que se transfieran a una institución financiera en el extranjero.

También se autorizará a las instituciones bancarias de Estados Unidos a procesar instrumentos monetarios en dólares estadunidense, que incluyen efectivo y cheques de viajero, presentados indirectamente por instituciones financieras cubanas.

De igual manera las cuentas corresponsales en instituciones financieras de países terceros usadas para dichas transacciones pueden ser denominadas en dólares estadunidenses.

Los bancos estadunidenses podrán ahora abrir y mantener cuentas bancarias en Estados Unidos para que ciudadanos cubanos en Cuba reciban pagos en Estados Unidos por transacciones autorizadas o exentas y que remitan dichos pagos de nuevo a Cuba.

También se autorizará que ciudadanos cubanos en Estados Unidos que tengan un estatus de no inmigrante ganen un salario o una compensación, en cumplimiento con los términos del visado particular, siempre y cuando su receptor no esté sujeto a ninguna valoración tributaria especial en Cuba.

Con ello empresas estadunidenses estarán autorizadas a entablar transacciones relacionadas al patrocinio o contratación de ciudadanos cubanos para que trabajen o se desempeñen en Estados Unidos, siempre y cuando no se realicen pagos adicionales al gobierno cubano en conexión con dicho patrocinio o contratación.

El Departamento del Tesoro ampliará además la autorización existente para que empresas estadunidenses tengan presencia física en Cuba, incluyendo aquellas con exportadores de bienes autorizados para la exportación y reexportación a Cuba o que estén exentos, tales como empresas de mensajería y transporte de carga.

Estados Unidos ampliará la autorización para permitir la importación de software de origen cubano, y autorizará a empresas navieras estadunidenses para que transporten carga autorizada desde Estados Unidos a Cuba y que luego naveguen a otros países con cualquier resto de carga que fue cargada en Estados Unidos.

También se permitirán o facilitarán las exportaciones y reexportación de artículos producidos por el sector privado cubano bajo una nueva política de licencias que será aplicada bajo bases individuales.

Notimex