México, AFP.-Estados Unidos aplazó un programa de aumentos de aranceles contra productos de China por más de 200 mil millones de dólares tras un "avance sustancial" en las negociaciones comerciales entre ambos países, dijo el domingo el presidente Donald Trump.

"Me complace informar que EU ha logrado un avance sustancial en nuestras conversaciones con China sobre importantes temas estructurales, incluyendo protección de propiedad intelectual, transferencia de tecnologías, agricultura, servicios, moneda, y muchos otros temas", afirmó el mandatario estadounidense en Twitter.

"Como resultado de estas muy productivas negociaciones, aplazaré el aumento de los aranceles que aplica Estados Unidos que estaba previsto para el 1 de marzo", agregó.

Poco después, Pekín reaccionó con términos similares. La agencia oficial Xinhua dio cuenta de "progresos significativos" en las negociaciones entre los dos países y enumeró los mismos dominios en los que se registraron dichos avances.

Las delegaciones "están un paso más cerca de hacer realidad el importante consenso alcanzado" entre Trump y el presidente chino, Xi Jinping, cuando acordaron una tregua en la guerra comercial en diciembre, según la misma fuente. Ambas partes convinieron además "celebrar reuniones de seguimiento en base a las instrucciones de los dos jefes de Estado".

Por su parte, Trump anunció en Twitter que, si las dos partes "logran nuevos avances", se celebrará una cumbre entre los dos mandatarios en Mar-a-Lago "para concluir un acuerdo". "¡Un muy buen fin de semana para Estados Unidos y China!", aseveró.

China de momento no indicó si acepta esta invitación.

Luego, en una velada con los gobernadores, Trump dijo que "si todo va bien, tendremos grandes noticias en una semana o dos", y reconoció que "China está en todas partes".

"Veremos que pasa. Aún tenemos algunas cositas que abordar" para alcanzar un acuerdo, agregó.

"Mutuamente beneficioso"

En tanto, el mandatario chino expresó su esperanza de que las conversaciones mantengan "una actitud mutuamente respetuosa, cooperativa y de beneficio mutuo" y conduzcan a un acuerdo "mutuamente beneficioso".

Los negociadores de las dos principales potencias del mundo se reunieron el martes en la capital estadounidense y las conversaciones, incluso a nivel ministerial el jueves y viernes, se extendieron hasta este domingo.

Así, cierra la cuarta ronda de un diálogo que busca poner fin a una disputa comercial entre ambos países desde la tregua de tres meses pactada entre los mandatarios a finales de noviembre.

Trump ya había evocado en varias ocasiones la posibilidad de retrasar la fecha límite del 1 de marzo para alcanzar un acuerdo comercial y no subir los aranceles de 10 a 25% a productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares.

Los analistas dicen que es probable que las dos partes pregonen los acuerdos mutuos para resolver las partes más fáciles de la disputa comercial: aumentar las compras de productos estadounidenses, más inversiones abiertas en China y protecciones más estrictas para la propiedad intelectual y la tecnología patentada.

Las partes más difíciles, que cubren temas como la reducción de la ambiciosa estrategia industrial de China para la preeminencia global, mientras tanto, son otra cuestión.

Trump dijo el viernes que un acuerdo sobre la manipulación de la moneda se incluirá en el pacto comercial, pero por lo demás pocos detalles se han hecho públicos.