Washington, Reuters.- Estados Unidos agregó a funcionarios rusos y firmas de energía a una lista negra de sanciones el viernes, días antes de que se publiquen los detalles de otras posibles medidas contra Moscú.

Washington podría divulgar a partir del lunes ampliar sanciones contra Rusia por su supuesta intromisión en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016, una acusación que el Kremlin ha negado reiteradamente.

Rusia ya está bajo sanciones de Estados Unidos por la anexión de Crimea en 2014 y por el apoyo a los rebeldes separatistas que combaten en el este de Ucrania. El Departamento del Tesoro de Estados Unidos dijo que había agregado a 21 personas y nueve compañías a la lista de sanciones, incluidas algunas que habían participado en la entrega de turbinas de gas de Siemens a Crimea.

La agencia dijo que el anuncio del viernes no estaba relacionado con los informes que se conocerán a partir del lunes.

“La acción de hoy (viernes) es parte del compromiso continuo del Tesoro para mantener la presión de las sanciones sobre Rusia”, dijo el departamento en un comunicado.

“Esta acción subraya la oposición del gobierno de Estados Unidos a la ocupación de Crimea por parte de Rusia y la firme negativa a reconocer su intento de anexión de la península”.

La agencia de noticias RIA citó a Vladimir Dzhabarov, vicepresidente del comité de asuntos internacionales de la cámara alta del parlamento ruso: “Esta no es una política de sanciones, es una política de contención de una Rusia en crecimiento tanto como sea posible. Los estadounidense nos han declarado la guerra. Sacamos conclusiones de esto y seguimos adelante”.

El conflicto en Ucrania es uno de los muchos focos de tensión entre Estados Unidos y Rusia, que incluyen cómo acabar con la guerra civil en Siria y si mantener un acuerdo nuclear con Irán, pese al énfasis que Trump había hecho en su campaña presidencial en que mejoraría las relaciones con Moscú.