México.- Un viejo signo de la Guerra Fría surcó otra vez los cielos de Estados Unidos.

Por primera vez en más de 30 años, el pasado domingo el Pentágono probó desde una base militar un misil de crucero de rango medio, un tipo de arma que estuvo prohibida lanzar desde tierra por un acuerdo firmado con Moscú en la década de 1980.

La prueba tuvo lugar no solo a menos de un mes de que EE.UU. se saliera de dicho tratado, sino también días después de que se conociera de una explosión en el norte de Rusia luego de que el Kremlin, supuestamente, probara de forma fallida un nuevo misil nuclear.

De acuerdo con el comunicado del Pentágono, el lanzamiento del domingo fue el de un misil "configurado convencionalmente" (lo que significa que no estaba equipado con tecnología nuclear) y que tuvo un alcance de unos 500 kilómetros.

"Los datos recopilados y las lecciones aprendidas de esta prueba informarán al Departamento de Defensa para el desarrollo de futuras capacidades de rango intermedio", indicó el comunicado.

La primera prueba que se hace pública en Estados Unidos de este tipo de armas en décadas provocó cuestionamientos y críticas en los principales rivales geopolíticos de Washington: Moscú y Pekín, que consideraron el lanzamiento como una "provocación".

Menos de una semana después de la salida de Washington del tratado, una explosión en Ártico de Rusia dejó al menos cinco muertos en lo que expertos y medios consideraron como una prueba del misil conocido como Burevestnik 9M730, un arma que el presidente ruso, Vladimir Putin, presentó en 2018 y que tendría un alcance "ilimitado" y sería indetectable para los sistemas antimisiles.

¿Qué se sabe del misil lanzado por EU?

En su comunicado, el Pentágono no determinó el tipo de arma utilizada, pero expertos en balística y medios estadounidenses lo identificaron a partir de las imágenes difundidas como una versión convencional del conocido misil de crucero Tomahawk.

El lanzamiento tuvo lugar desde la isla de San Nicolás en California, donde el Ejército tiene una base militar controlada por la armada.

Según el Departamento de Defensa, el proyectil impactó de forma satisfactoria en su blanco a 500 km de distancia.

Aunque EE.UU. ha lanzado versiones de este misil en múltiples ocasiones desde plataformas marítimas, los misiles desde tierra habían sido retirados de servicio hace décadas, como parte de los acuerdos del tratado firmado con Rusia en 1987.